Hackers controlan una Jeep Cherokee desde su computadora

Expertos en seguridad informática demostraron que son capaces de intervenir un vehículo a la distancia
Si la intromisión de un hacker en una computadora es algo que lamentar, el hecho de que un cibercriminal pueda controlar un auto de forma remota debería ser, al menos, preocupante. Así lo demuestra la crónica del periodista de la revista Wired Andy Greenberg, a quien le robaron el control de su camioneta Jeep Cheroke mientras estaba manejando, como parte de una demostración.

Los hackers y especialistas en seguridad informática Charlie Miller y Chris Valasek utilizaron a Greenberg como víctima voluntaria para ejecutar un ataque informático en el software de su camioneta y teledirigirla. Su objetivo era poner al descubierto una de las vulnerabilidades del sistema.

Embed

Este es solo un ejemplo de los problemas que la humanidad enfrentará en el futuro a medida que los vehículos comiencen a ser cada vez más automáticos y dependan más del software. Cualquier vulnerabilidad o error en el código se convertirá en una puerta que los delincuentes podrían aprovechar para causar estragos.

"Esto es lo que ha preocupado a quienes trabajan en la seguridad de los vehículos por años. Esto es una realidad", concluye el artículo.

Embed

Esto es un asalto

Mientras iba manejando su vehículo a 110 kilómetros por hora, Greenberg comenzó a sentir el accionar de los hackers. "Sin que yo hubiera tocado nada, el aire acondicionado comenzó a funcionar al máximo y también enfrió a tope el asiento termorregulable del auto. Luego, comenzó a sonar Skee-Lo a todo volumen. Intenté bajarlo y apagar la radio, pero no respondía a mis órdenes", contó el periodista.

En ese momento, una imagen de Miller y Valasek apareció en el display digital del auto. El código elaborado por los hackers les permitió manejar el sistema de entretenimiento del auto, la dirección y los frenos, todo desde una laptop que bien podría estar en otra punta del planeta. Más adelante pudieron tomar control remoto del vehículo mientras el periodista intentaba no entrar en pánico.

Solo en Estados Unidos, se calcula que hay 471.000 coches vulnerables a este ataque. Por su parte, la empresa Chrysler respondió a Wired que "aprecia" el trabajo de Miller y Valasek pero criticó su decisión de hacerlo público por el riesgo que supone para sus clientes. "En Fiat Chrysler Automotive creemos que no es apropiado difundir información práctica que pueda ayudar o incentivar a que otros hackers intenten obtener el control ilegal de los sistemas de un vehículo", respondió la compañía.

Embed