Hacer plástico a partir de bananas

Una adolescente turca desarrolló un método simple e innovador de producir este material a partir de cáscaras en vez de emplear derivados del petróleo, lo que evitaría la contaminación en el proceso
Elif Bilgin es una de los 15 finalistas de la prestigiosa competencia Google Science Fair, en la que Google invita a "poner la ciencia en acción". Los desarrollos realizados por jóvenes van desde detección de cáncer hasta el cuidado del medio amente, como es el caso de Bilgin.

La alumna turca de 16 años obtuvo el premio Ciencia en acción -patrocinado por la revista estadounidense Scientific American y parte de la competencia llevada a cabo por el gigante de internet- por elaborar un innovador método de producir plástico a partir de cáscaras de banana.

Su proyecto se llama Going Bananas, un juego de palabras que en inglés significa tanto "Volverse loco" como "Recurrir al plátano", y explica en detalle cómo utilizar las cáscaras del popular fruto en lugar de los derivados de petróleo para producir plástico.
Todo el mundo puede usar ese plástico y nuestro bello planeta se ahorrará las consecuencias de la producción de plástico con derivados del petróleo, como la contaminación de aire, suelo y agua", asegura Bilgin

"El método que he diseñado es tan simple que prácticamente lo puede hacer uno en casa (algunos químicos son irritantes pero no realmente peligrosos). Todo el mundo puede usar ese plástico y nuestro bello planeta se ahorrará las consecuencias de la producción de plástico con derivados del petróleo, como la contaminación de aire, suelo y agua", asegura Elif Bilgin en su proyecto.

La alumna, que estudia en un colegio de Estambul para jóvenes especialmente dotados, invirtió dos años en desarrollar el método, comprando plátanos en el mercado y macerando las cáscaras con químicos diversos.

Bilgin señala que el bioplástico se produce normalmente a partir de papas, pero que la cáscara de banana es igualmente rica en almidón, y además es uno de los desechos más comunes de la industria alimentaria.

Ensayo y error


La joven investigadora hervía las cáscaras para luego mezclar la pasta con pequeñas cantidades de glicerina, sosa cáustica y ácido clorhídrico, pero el plástico resultante se descomponía al cabo de tres días, por lo que siguió investigando.

Averiguó que colocando las cáscaras en una solución de disulfito de sodio, un antioxidante, antes de hervirlas, y ajustando las cantidades usadas, el plástico se mantenía inalterable y resistente.

Un primer uso, señala Bilgin, podría ser como aislante para cables eléctricos, pero también servirá para prótesis médicas o estéticas, añade.

En una entrevista con Scientific American, la joven señaló que toma como modelo a Marie Curie, Premio Nobel de Física y Química, por romper no solo moldes científicos al investigar la radiactividad sino también sociales y abrir nuevos caminos a las mujeres.

En setiembre,  Bilgin y los demás finalistas viajarán a las oficinas del gigante informático Google en California, donde competirán por el premio Google Science Fair, dotado con una beca de US$ 100.000 y un viaje de diez días por las Islas Galápagos, como parte de las Expediciones de National Geographic.

Acerca del autor

Comentarios