Hacer ejercicio reduce el riesgo de demencia

Según científicos europeos, practicar deporte, llevar una dieta equilibrada, no fumar y no tomar alcohol sirve para prevenir la enfermedad
La demencia se puede prevenir. La práctica de ejercicio físico, por ejemplo, es uno de los principales factores que influyen en la disminución del riesgo de enfermedad, concluyó un estudio de la Universidad de Cardiff, en Gales, elaborado durante 35 años.

A su vez, los científicos, que estudiaron más de 2.000 hombres del sur de Gales, concluyeron que también el seguimiento de una dieta equilibrada y no fumar ni tomar alcohol tienen un impacto importante en la prevención de la demencia.

Esos cuatro factores fueron estudiados durante más de tres décadas en esas personas, y finalmente se determinó que el más influyente es el ejercicio físico.

La tendencia a lo insalubre


"La reducción de los casos de demencia debido a estos pasos sencillos y saludables realmente nos ha sorprendido y es de enorme importancia en el envejecimiento de la población", dijo Peter Elrood, profesor de la Escuela de Medicina de Cardiff y uno de los autores del estudio.

Para Elrood, es una "evidencia de que mucha gente no sigue un estilo de vida saludable".

El trabajo, publicado en el último número de la revista PLOS One, señala que, aunque el número de fumadores ha descendido en los últimos 35 años, los ciudadanos que siguen un estilo de vida saludable se mantiene en "niveles estancados".

Las personas participantes en el estudio, sometidas a un nivel de vida saludable durante más de tres décadas, estuvieron expuestas a un 60% menos de posibilidades de padecer demencia y a un 70% menos de padecer diabetes o ataques al corazón, comparado con los que no siguen estos principios saludables.

"Este estudio, esencial para comprender cómo se puede prevenir la demencia, evidencia que la vida sana podría reducir significativamente las probabilidades de desarrollarla", destacó Doug Brown, de la Sociedad del Alzheimer del Reino Unido.

Mientras, un grupo de médicos y expertos en salud aseguró en una carta dirigida hoy al ministro británico de Sanidad, Jeremy Hunt, que una dieta mediterránea saludable podría prevenir esta enfermedad.

En la misiva dirigida a Hunt se señala que persuadir a los ciudadanos para que consuman alimentos sanos es "posiblemente, la mejor estrategia que hay actualmente disponible" para combatir esta enfermedad, que se prevé que en 2050 afecte a 135 millones de personas en todo el mundo.

Comentarios