Guía para la realidad virtual

Qué comprar y qué no en la última moda del entretenimiento
Finalmente está sucediendo. Luego de años de promesas sobre realidad virtual para todo el mundo, este año realmente traerá a los compradores una variedad de opciones.

En realidad, hay probablemente un montón de personas que no tienen interés en estos visores - que es totalmente entendible con una tecnología nueva. Pero si está dispuesto a convertirse en un “early adopter”, aquí va una guía de las básicas, además de un poquito extra basado en experiencias.

Sony PlayStation VR (PS VR)

El visor de realidad virtual de Sony se lanzará en octubre.

Pros: Es comparativamente barato. El PS VR costará US$ 400 -en Estados Unidos- y funcionará con la Sony PlayStation 4 (US$ 350 -en Estados Unidos-), que muchas personas pueden ya tener. Es mucho más económico que las computadoras de US$ 1.000 que se necesitaría para hacer funcionar a algunos de los competidores de alta gama del PS VR. Y con Sony detrás del volante, se podría esperar que aparezcan buenos títulos para jugar y ver pronto, gracias a la relación de Sony con los desarrolladores de videojuegos y realizadores de películas.

Contras: Llega un poquito más tarde que muchos de los grandes visores, lo cual significa que podría llegar a ganarle la impaciencia mientras espera que su dispositivo le llegue. También podría tener una experiencia de calidad un poco menor que la de sus competidores más caros. En las pruebas durante el año pasado, Sony todavía tenía algunas fallas que mejorar en lo referente a las náuseas.

Comprar si: ya tiene un PlayStation o está buscando hacer una inversión algo menor.

Oculus Rift

Luego de una larga espera, Oculus abrió las preventas para el visor Rift, el primero en llegar a las manos de los consumidores en marzo y a las tiendas en abril.

Pros: La calidad es una de las cualidades por las que Oculus puede reclamar más fama. La compañía perteneciente a Facebook debería obtener crédito por revivir la idea de la realidad virtual en los últimos años y ha emocionado a los desarrolladores y los usuarios por igual. También ha trabajado diligentemente para entregar una experiencia sólida e inmersiva, sin posibilidad de mareos.

Contra: lo bueno raramente es económico. El Rift por sí mismo sale US$ 600, sin contar el precio de una buena computadora para que funcione - o el costo de sus controladores touch, que le premitirán usar sus manos mientras se encuentra en el mundo digital. En testeos ha sirgido que los controles extra agregan mucho y podría valer la pena la espera.

Comprar si: quiere una experiencia estelar sobre cualquier otra cosa. Oculus fue el primer gran nombre en aparecer en el mundo de la realidad virtual y probablemente ha hecho lo máximo por minimizar las náuseas.

Samsung Gear VR

Con el poder de la tecnología Oculus y los smartphones Samsung, el Gear VR fue lanzado por primera vez en 2015 y está gozando de un empuje de publicidad con el nuevo Galaxy S7 y S7 Edge.

Pros: esta es la opción más económica, si está buscando una. El Samsung Gear VR tiene la distinción de haber estado en el mercado por más tiempo y ser el dispositivo más económico por US$ 100. Corre más por un smartphone que por una computadora o consola poco económicas.

Contras: obtiene aquello por lo que paga. Este provee una experiencia de video sólida e inmersiva, así como algunos juegos tipo arcade divertidos, pero no de la calidad que obtendría con un dispositivo de mayor gama.

Comprar si: realmente está cuidando su presupuesto y está feliz con algunas experiencias de menor escala.

HTC Vive

El producto de una coalición entre el gigante taiwanés HTC y la compañía de videojuegos Valve, el HTC Vive llegó a las manos de los consumidores en abril.

Pros: el Vive viene con la posibilidad de leer la posición de sus manos y su cuerpo fuera de la caja -en contraposición al Oculus- para una experiencia más inmersiva. También se pueden recibir llamadas de teléfono y mensajes cuando está en la burbuja, para mantenerlo un poco en tierra. Además, el HTC tiene una cámara fuera del visor que lo hace sentir un poco más seguro en la realidad real. La participación de Valve también le da un buen potencial de contenidos para el Vive en el futuro.

Contras: Este también es caro, particularmente si se toma en cuenta el costo de una computadora compatible. El HTC Vive costará unos US$ 800 en total -aunque tiene que recordar que obtendrá algunos accesorios extra en el paquete. También tiene que hacer espacio para el Vive y sus sensores de espacio para disfrutar por completo las caminatas que el dispositivo permite.

Comprar si: realmente quiere una versión temprana de un Holodeck como el de Star Trek y si tiene la habitación para hacerlo.

Fuente: The Washington Post / Hayley Tsukayama