Guía para identificar a un "dinosaurio digital"

Una serie de indicios que delatan a las personas poco familiarizadas con las nuevas tecnologías de comunicación

Publicado por Expansión

¿Envía usted e-mails usando adecuadamente el idioma, respetando la ortografía, empleando los párrafos correspondientes, firmando al final y dejando los espacios debidos después de cada punto y aparte? Si lo hace, no cabe duda de que es usted mayor, al menos digitalmente hablando. ¿Cuántos años tiene? Diría que más de 40, e incluso 50.

¿Cuáles son las indicaciones que implican que un correo claro e informativo representan la marca de la avanzada edad?

Bien, la principal de todas es que le escribe e-mail a todo el mundo. Por razones que no alcanzo a entender, la mayoría de mis amigos jóvenes prefieren utilizar métodos de comunicación complicados, mensajería de las redes sociales, o emplear servicios de mensajería móvil como WhatsApp..., y reservan la franqueza y simplicidad del correo electrónico para escribirse con gente mayor que ellos.

En segundo lugar, los jóvenes -entendiendo como tal a los menores de 40 años- pueden sentirse orgullosos de ser rápidos en la mayoría de las cosas, sin embargo, cuando se trata de la comunicación a través de medios electrónicos, un retraso del satélite de unas pocas horas puede resultar algo absolutamente inaceptable.

Por lo que he aprendido, en lugar de mantener conversaciones escritas como personas educadas, los menores de 40 años apuestan por un estilo semejante a la actitud rebelde de los adolescentes.

He aquí una serie de indicios para determinar si forma usted parte de ese grupo de rezagados digitales, aparte de la mencionada cuestión del e-mail. Puede usted escoger incorporar a su rutina las nuevas maneras de comunicarse a través de la tecnología, y parecer que se mantiene al día, o conservar sus viejos métodos y sentirse orgulloso de ello:

  • Destruir los dispositivos para impedir que los jóvenes se porten mal -lo siento, pero esto no ha funcionado desde 1974-.
  • Sacudir el móvil cuando la recepción de señal no es buena. O elevar el volumen de su voz, como se hacía con los viejos teléfonos GPO -hoy los llaman teléfonos retro-.
  • Golpear las pantallas táctiles. Un rezagado digital tiene que pulsar los botones fuerte para que el dedo haga contacto con la pantalla. En realidad, este tipo de pantallas apenas requiere más que un mero roce.
  • Facebook le confunde, especialmente cuando mantiene conversaciones privadas que teme que el público pueda leer.
  • Firmar los comentarios en Facebook como si se tratara de una carta ("con cariño, María José"). O escribir posts muy largos.
  • Tomarse demasiado en serio los me gusta y enviar e-mail de agradecimiento a aquellos que lo marcaron.
  • Enfadarse por la incompetencia ajena. Yo tiendo a enviar tuits agresivos criticando los errores de algunas compañías en sus páginas web. Para mis hijos, es motivo de broma.
  • Sentirse bien llevando auriculares con bluetooth en público, sin preocuparse de parecer un conductor de autobús o taxi.
  • Apagar los dispositivos electrónicos por la noche.
  • Decir LOL (acrónimo de a carcajadas). Un informe sobre Facebook del pasado verano determinó que solo el 1,9% de los usuarios usan esta expresión, con una edad media de 28 años. En realidad, la mayoría de los jóvenes responden a las bromas con jaja.
  • No ser capaz de recomendar páginas web de confianza y distinguirlas de los sitios que no son seguros, y sospechar por lo tanto que todos son poco fiables.
  • Detestar que la gente consulte sus teléfonos y smartwatches en mitad de una conversación.
  • Preocuparse por su privacidad en internet.
  • Añadir posdatas en los correos electrónicos y olvidarse de incluir los documentos adjuntos.
  • Usar servicios antiguos de correo electrónico como Yahoo! o, peor aún, AOL.


Populares de la sección