Guerra de insectos

Estados Unidos busca combatir una plaga de hormigas con moscas de Argentina
Extraño es el ejército que contrató Estados Unidos: son unas pequeñas moscas de Argentina llamadas fóridos. ¿Su misión? Combatir una plaga de hormigas de las especies Solenopsis richteri Solenopsis invicta que causan daños en cultivos y múltiples especies en el país norteamericano.

"Esta hormiga entró a los Estados Unidos entre 1920 y 1940. Desde entonces trataron de controlarlas con plaguicidas químicos. Lo único que hicieron fue empeorar la situación porque terminaron matando a otras hormigas que podían hacerles frente a las Solenopsis", explicó Patricia Folgarait, una de las científicas a cargo del proyecto de la bonaerense Universidad de Quilmes, en declaraciones publicadas por el diario Tiempo Argentino.

Las cientos de moscas enviadas fueron recibidas por científicos de la Universidad de Texas, Austin, quienes las esparcieron por las zonas más afectadas para detener el avance de las hormigas, originarias de Argentina y dañinas para insectos nativos de Estados Unidos, especies vertebradas y personas alérgicas.

"(Las moscas) se han establecido perfectamente. Se dispersan de una manera muy rápida, lo cual es muy positivo desde el punto de vista del control. Además, no se hacen plaga porque, cuando baje la población de hormigas, bajará también la de las mosquitas, porque no van a tener tanta comida", precisó Folgarait.

La científica añadió que "si hay una presión de fóridos, es decir muchos atacando todo el tiempo", las colonias de hormigas se debilitan.

Y agregó: "Disminuye la cantidad de proteínas dentro de la colonia y también la cantidad de huevos que produce la reina".

Comentarios