Guardia armada para el último rinoceronte blanco del norte

La reserva Ol Pejeta Conservancy, de Kenia, pide ayuda para mantener la vigilancia y los esfuerzos de reproducción de esta especie en riesgo de extinción
Sudán, de 42 años, es el último ejemplar macho de rinoceronte blanco del norte del planeta. La reserva donde vive, Ol Pejeta Conservancy, localizada en Kenia, ha pedido ayuda internacional para lograr la fecundación in vitro de dos hembras, Fatu, de 15 años, y Najin, de 25, y garantizar que la subespecie no extinga, pero también para mantener la vigilancia armada que custodia a los ejemplares.

La reserva necesita US$ 75.000 durante los próximos seis meses para mantener el equipo de guardabosques y el uso de localizadores por GPS, avionetas y perros entrenados para detectar humanos y brechas de seguridad. Las medidas no son exageradas: el cuerpo de un rinoceronte puede alcanzar los US$ 80.000 por kilo en el mercado negro. El de Sudán puede valer muchísimo más.

El tráfico ilícito de marfil y cuerno de rinoceronte es una importante preocupación en el este de África, donde Kenia y Tanzania son los principales países de salida de estos productos, que luego viajan a China, Tailandia o Vietnam. Según informó la CNN, parte del presupuesto de Ol Pejeta Conservancy se destina al envío de guardabosques de incógnito a las comunidades vecinas para reunir información de inteligencia sobre la caza furtiva.

“Actualmente, Sudán está viejo y podría no montar y aparearse con una hembra de forma natural", dijo George Paul, el veterinario adjunto del centro de conservación.

[caption id="attachment_84746" align="aligncenter" width="569" caption="Ol Pejeta"][/caption]

Los expertos no están dispuestos a rendirse y planean cruzar las hembras con rinocerontes blancos del sur, una subespecie relacionada, lo que permitirá conservar algunos genes de la especie. Los del sur están incluidos en la categoría de “casi amenazados” en la lista de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.
Siendo realistas, estaríamos viendo morir a estos animales más o menos en la próxima década. Pero esperamos que al usar métodos artificiales de reproducción podamos reintroducirlos en el futuro", señaló George Paul, veterinario adjunto de Ol Pejeta Conservancy

La urgencia por preservar al rinoceronte blanco del norte es seria.

Otro macho, Angalifu, de 44 años, falleció a finales de 2014, en el zoológico Safari Park de San Diego. Además de Sudán, Fatu y Najin, hay otro ejemplar en un zoológico de la República Checa. El semen y tejido testicular de Angalifu se almacenó en el Instituto Zoológico para la Investigación y Conservación de San Diego para su posible uso.

"Siendo realistas, estaríamos viendo morir a estos animales más o menos en la próxima década. Pero esperamos que al usar métodos artificiales de reproducción podamos reintroducirlos en el futuro", señaló Paul a CNN.

Acerca del autor

Comentarios