Google finalmente entiende cómo funciona la televisión

Chromecast es una forma barata y simple de conectar la televisión a internet. El periodista Rich Jaroslovsky probó el dispositivo y cuenta sus fortalezas y debilidades en comparación con otros competidores como Apple TV
Google tiene una larga historia de desarrollo de productos al estilo fideos: tira un montón de productos contra la pared para ver cuál se pega.

Cuando se trata de televisión, el resultado ha sido en general flojo. La compañía acaba de intentar ingresar de nuevo con su recién lanzado dispositivo de US$ 35 llamado Chromecast. Y, a pesar de que pasó poco desde su presentación, este producto podría quedarse por un buen tiempo en el mercado.

Chromecast es un dispositivo del tamaño de un pulgar que se enchufa en la televisión y, a través de WiFi, se conecta a internet. Por el momento, las opciones de programación son realmente limitadas en comparación con su competencia, en particular, la Apple TV y el Roku 3.

Pero el gadget de Google es mucho más barato que estos (ambos cuestan US$ 100 en Estados Unidos y casi el doble en Uruguay) y es igual o más fácil de usar. Eso hace esperar que Google vaya creciendo en interés para los socios de contenidos.

Cómo instalarlo


Instalar Chromecast es simple, siempre que tengas una computadora o dispositivo Android a mano para configurarlo. Empezás por enchufarlo a la entrada HDMI de tu televisor. Como el HDMI no brinda energía, también vas a tener que enchufar  a un puerto USB el cable que se incluye en el paquete (si tu televisión tiene uno, ponelo ahí) o a la pared usando un adaptador, también incluido.

En mi caso, usé la iMac que tenía cerca para bajar el software, el cual escaneó la red WiFi hasta detectar el Chromecast. Unos clics más y ya estaba pronto.

A diferencia de las cajas de Apple y Roku, Chromecast no viene con un control remoto. En su lugar, usás el teléfono o tableta Android, o bien el iPhone o iPad. Elegís en tu dispositivo móvil lo que querés ver, este manda las instrucciones al servicio correspondiente a través de interet y dicho servicio envía el contenido a tu televisión vía streaming.

Para ver contenidos


Aquí es cuando te encontrás con la mayor desventaja de Chromecast: no hay tantos contenidos para ver.

Un dispositivo Roku te da acceso a más de 750 fuentes de programación, algunas de ellas altamente especializadas. Tanto Roku como Apple TV ofrecen populares servicios como Hulu Plus y HBO Go. Y el aparato de la manzana agrega contenidos de iTunes y la habilidad de enviar contenidos directo desde los dispositivos con iOS usando la tecnología AirPlay.

Con Chromecast estás casi que limitado a tres fuentes: Netflix, YouTube y Google Play. También tenés la opción de ver en la televisión contenidos a los que se accede a través de una computadora usando el navegador Chrome.

Usé dos dispositivos móviles para las pruebas: un Samsung Galaxy SIII y un iPhone 5, ambos funcionando a través de la misma red WiFi. En cada teléfono apareció un ícono de Chromecast en Netflix, YouTube y, en el caso del Galaxy, en la aplicación de películas de Google. Localicé lo que quería ver, apreté el botón y el programa apareció en la pantalla de la televisión.

Desde las aplicaciones para celular, pude pausar y rebobinar el programa, así como ajustar el volumen. Cambié una y otra vez entre el iPhone y el Galaxy, usando uno para subir el volumen y otro para bajarlo, por ejemplo. La aplicación de YouTube, que empleé para ver videos de música, funcionó igual.

Lo mejor de todo es que pude usar el teléfono para llamar, enviar mensajes y correos, e incluso apagarlo, mientras el contenido continuaba corriendo en la televisión. También escuché música desde el servicio pago de Google (no disponible en Uruguay), usando el sistema de sonido de la televisión.

La función con el navegador Chrome, que Google lo etiqueta como en fase "beta", tiene algunos inconvenientes. Para empezar, requiere de una laptop u otra computadora cerca para poder navegar. Además, hay un atraso perceptible entre la acción en la computadora y lo que ves en la pantalla de la televisión, además de que la calidad de video no es muy buena.

De todos modos, es la forma de proveer de contenidos al Chromecast mientras Google no firma nuevos acuerdos con empresas de contenidos.

Las contras


Noté algunos inconvenientes con el Chromecast que vale la pena tener en cuenta. Al principio tuvo problemas para establecer una conexión fuerte con mi muy buena red WiFi. Y el aparato se volvió muy tibio, casi caliente, al tacto cuando estaba siendo usado.

Justamente por la señal débil de WiFi, Chromecast me recomendó usar un cable extensor de HDMI que se incluye en el paquete. No es una solución muy elegante (ahora Chromecast cuelga de la parte de atrás de mi televisor como si fuera una cola), pero mejoró la conexión y enfrió el dispositivo.

A grandes rasgos, Chromecast es una forma muy barata y fácil de conectar la televisión a internet. En términos de fideos, se pega.

Populares de la sección

Comentarios