Ginni Rometty, la mujer detrás de IBM

Empresaria, ingeniera, directora ejecutiva y presidenta de la compañía de Armonk, es una de las personalidades más influyentes en el mundo de los negocios
Cuando en 1981 Virgina “Ginni” Rometty ingresó a IBM tenía 24 años y era una ingeniera en sistemas recién recibida. Hoy no solo es la primera mujer en dirigir la empresa, sino también una de las más poderosas en el mundo.

Nacida en Illinois, Chicago, se recibió con altos honores de licenciada en ciencias de la computación e ingeniería eléctrica en la Universidad Northwestern, en su cuidad natal, en 1979.

Su ascenso a CEO y presidenta de IBM, cargo que ocupa desde octubre de 2012, fue un proceso de trabajo a largo plazo, lo que coincide con la estrategia de crecimiento de la empresa. “Ginni obtuvo el puesto porque lo merece”, declaró entonces Sam Palmisano, ex CEO de la compañía, para eliminar los rumores de que el nombramiento era por ser mujer.

Asumir riesgos fue lo que la llevó al éxito y, como la propia Rometty declaró a la revista Fortune, es de la forma que más ha aprendido en su vida y carrera. El ejemplo más importante fue cuando, en 2002, lideró la compra de la consultora PriceWaterhouseCoopers por US$ 3,5 millones, lo que aportó grandes beneficios a IBM en una nueva área de negocios y a ella la convirtió en una de las mujeres más influyentes de la industria empresarial.

Este reconocimiento se materializó con ocho años consecutivos de nominación entre las 50 mujeres más poderosas en el mundo de los negocios, de la revista Fortune, y obtuvo el puesto número uno en 2012. También ha estado en rankings de Forbes, Time y Bloomberg.

¿Su último logro? Una alianza con Apple, antiguo rival de la compañía. Ambas cooperarán en el desarrollo de nuevas soluciones tecnológicas para las empresas. “Estamos transformando la empresa para que esté lista para la próxima década”, aseguró Rometty al New York Times, e insistió en que, para lograrlo, la computación en la nube “es una gran oportunidad para IBM”.

Acerca del autor

Comentarios