Gimnasia cerebral

La práctica de Brain Gym, el método que asegura potenciar las funciones cerebrales, suma adeptos en Uruguay
Ejercitar el cerebro es posible, solo hay que entrenar. A partir de esta consigna la práctica de Brain Gym se expande por 84 países en todo el mundo y a ella se suman personas dispuestas a explotar las capacidades de su propio cerebro. Basta con aprender a hacerlo una vez.

El método consiste en realizar actividades sensorio-motoras, que activan las conexiones de las nueronas mediante la estimulación. De esta forma, ambos hemisferios del cerebro se conectan, así como los lóbulos y las redes neuronales.

A medida que se realizan estas actividades, el cerebro segrega dopamina, un neurotransmisor que se asocia con la motivación y el bienestar. Fue el doctor Paul Dennison quien diseñó los ejercicios de Brain Gym y señaló sus beneficios desde la neurociencia.

Según la Fundación Brain Gym, con sede en California, la práctica beneficia la concentración, la memoria, la comunicación oral y escrita, la habilidad de comprensión, el equilibrio, entre otras funciones, como ayudar a discriminar sonidos, organizarse y expresar emociones.

Cerebros uruguayos


La psicóloga y psicoterapeuta sistémica, Ivonne Hodara, es la única instructora en Uruguay certificada por la Fundación. Desde 2011 imparte de forma oficial talleres donde enseña el método a hombres y mujeres que se encuentran en el rango de los 18 a los 82 años.

Según Hodara, los ejercicios que enseña son fáciles de seguir haciendo una vez que se aprenden y asegura que las repercusiones que tiene el método en aquellas personas que lo siguen son notorias. “Sobre todo en gente a las que les costaba tomar decisiones”, explica la instructora, que luego de 25 años de profesión, decidió formarse para impartir estos talleres.
Los efectos del Brain Gym son notorios sobre todo en gente a las que les costaba tomar decisiones”

En cuanto a los ejercicios, Hodara dijo que explicarlos es “como explicar cómo hace un nadador para nadar”, y que es necesario practicarlos para entenderlos. Estos incluyen actividades de ampliación visual, por ejemplo, y la incorporación del agua de “forma especial”.

Se trata de mantener las funciones cerebrales “aceitadas, en el lenguaje burdo”, expresó la psicóloga. La práctica se enmarca en la quinesiología, el estudio de lo que tiene que ver con el movimiento humano. Mantenerse en movimiento es, entonces, una de las condiciones para que el método funcione.

Por eso, Hodara prevé que aquellos que asisten a su taller puedan volver una vez por mes para “practicar”, a la vez que les aconseja “ejercitarse” dos o tres veces por semana.

Además, especificó que debe hacerse en horas del día, por tratarse de ejercicios de estimulación.

Neuronas en forma


La instructora Hodara explicó que para practicar el método solo es necesario aprender los ejercicios básicos con un instructor certificado y, a partir de allí, realizar actividades durante 20 minutos, dos o tres veces por semana y en horas diurnas, con cualquier ropa (aunque sí con calzado plano) y una botella de agua sin gas.

Esto último es porque el agua dispara las conexiones eléctricas de la sinapsis (la unión de dos neuronas), por lo que, al incorporar “buchecitos” de agua, el cerebro la decodifica y activa esas conexiones, dijo la psicóloga.

Según la instructora, las dos ventajas agregadas de este método son, por un lado, que minimiza el estrés al que está sometida la persona, pero también ofrece la posibilidad de agregar una “intención con uno mismo”.

Agregó que se trata de “un freno al deterioro” que consiste, a su vez, en una “herramienta para toda la vida”.

 


Taller para aprender


 

La edad óptima para comenzar con el método Brain Gym son los 7 años, explicó Hodara, por lo que la práctica se lleva a cabo en escuelas primarias en todo el mundo como forma de potenciar el aprendizaje. No obstante, funciona en todas las etapas de la vida, dijo.

La psicóloga imparte sus talleres en Montevideo, que consisten en un curso introductorio y el desarrollo de las distintas actividades, durante 8 horas. El próximo será este sábado en Punta Carretas, de 9 a 18 horas y cuesta $ 2.400. Por inscripciones, comunicarse con Hodara a través del correo isolhodara@gmail.com. A principios de agosto habrá otro.


Acerca del autor

Comentarios