¿Ganas de dormir luego de comer? Acá la razón

Una reciente investigación reveló porqué parece tan necesaria una siesta después de ingerir alimentos

No debe haber casi ninguna persona que, luego de comer, no comience a sentir que los ojos se le cierran. Es un proceso del cuerpo casi inevitable que, muchas veces, invita a tomarse un descanso y dormir; por lo menos unos minutos.

La explicación a esto es que el sistema digestivo, al tener que procesar la comida, mueve grandes cantidades de sangre a zonas importantes del cuerpo para que puedan cumplir su función. Pero al hacer esto, tiene un efecto contrario en el resto de los órganos, lo que lleva a que la persona esté más "apagada" de lo normal.

Sin embargo, una reciente investigación ha revelado una nueva hipótesis: cuando se ingiere alimento con alto contenido de carbohidratos (los cuales poseen un alto índice glucémico) se aumenta la producción de insulina, lo que provoca la absorción y uso de glucosa en la sangre Pero también hay otro resultado: el triptófano que entra en el cerebro. Este aminoácido (sustancia química orgánica que constituye el componente básico de las proteínas) es el responsable de producir serotonina, un neurotransmisor que ayuda a mantener la tranquilidad, la calma y el sueño.

Por lo tanto, la solución principal para no quedar dormido es no consumir comidas con muchos carbohidratos.


Populares de la sección