Galaxy S7: todo lo que usted pidió y más

Las estrellas de Samsung mantienen un diseño sofisticado y agregan funciones: resistencia al agua y una cámara y batería poderosas
Antes de comenzar a escribir esta review leí con detenimiento la que había hecho hace un año y poco más, cuando se lanzaron los Galaxy S6, los primeros de la línea S que demostraron que también Samsung podía diseñar objetos de cuidadas líneas estéticas fabricados con cristal Gorilla Glass 4 y aluminio de alta calidad. Es decir, celulares como los iPhone o los HTC que no tenían nada que ver con el plástico que se había criticado en anteriores versiones.

El S6 logró posicionar a la marca en el segmento de quienes buscan un teléfono bueno, bonito y..., no se apure, barato jamás. Si usted quiere comprar un dispositivo tan sofisticado y repleto de funciones como los de alta gama de cualquier marca, el precio nunca es bajo.

Con su anterior versión de la línea S, Samsung logró su objetivo. Pero para hacerlo debió sacrificar algunas características originales que su público fiel valoraba mucho: la batería extraíble, la tarjeta micro SD que lograba extender la memoria fija del celular (a diferencia de los iPhone, que jamás dieron esta posibilidad) y, sobre todo, la resistencia al agua que a tantos había salvado de las lágrimas cuando tenían un S5.

Repotenciado

Con la llegada del nuevo Galaxy S7 y su primo hermano con pantalla curva, el S7 Edge, casi todo lo anterior vuelve y lo hace repotenciado. Por eso las escasas críticas que se le podían hacer al S6 casi desaparecen con esta nueva versión. En mi caso eran las del "señor de a pie": batería insuficiente, líneas que hacían más factible que el celular volara por los aires y terminara con la pantalla rota y, claro, la ausencia de resistencia al agua.

Para empezar: cuando escuchen por ahí que el S7 "es igualito" al S6, quien lo diga tendrá razón. Claro que tal afirmación se basará pura y exclusivamente en la apariencia, algo que desaconsejaba el filósofo iluminado desde que el hombre es hombre porque, se sabe, la belleza está en el interior.

De todos los Samsung que he probado, este es el mejor, el más poderoso (con un procesador Octacore que vuela) y el más completo en funciones. Si de practicidad se trata, y basándome en la cantidad de cuentos de a quienes se les cae el celular del bolsillo o de las manos al agua, en particular en el water (!), el hecho de que los S7 sean resistentes a la materia líquida durante 30 minutos y con una profundidad de metro y medio, es una gran noticia. La prueba de fuego, o más bien de agua, se pasa con buena nota. En Cromo lo sumergimos en un jarra de agua durante varios minutos y hasta siguió filmando.

Prueba de agua del Samsung S7

La segunda gran potencia de los S7 está en su sistema fotográfico. En la cámara más poderosa, de 12 megapíxeles, se incorpora una tecnología llamada dual pixel que hasta ahora solo se había usado en cámaras profesionales como las fabricadas por Canon. Esta hace que cada pixel de una imagen esté enfocado perfectamente y ayuda además a que las fotografías salgan mejor incluso en bajas condiciones de luminosidad. Para enfocar automáticamente una escena con un S7 bastan 15 décimas de segundo. Si la cámara de un celular fuera como la vista humana, entonces hasta ahora los smartphones sacaban fotos mirando con un solo ojo mientras que los S7 utilizan los dos al mismo tiempo.

Esta no es la única innovación de la cámara, que por primera vez llega a una apertura de f1.7. Para los fotógrafos amateurs basta entender que, cuando detecta que hay poca luz en el ambiente, el lente de la cámara automáticamente se abre más para asegurar una imagen de gran calidad. Con esta innovación se logran tomar fotografías 95% mejores en condiciones de baja luz, comparadas con las que tomaba el S6.
Samsung Galaxy S7 Edge: Timelapse
La función de hiperlapso de los nuevos Samsung permite comprimir media hora de filmación en segundos, en un archivo mucho más liviano.

Incluso la cámara frontal (o de las selfis) consigue un upgrade en esta versión; ahora incluye flash, que en realidad es la propia pantalla que se ilumina para reflejar mejor la luz en la cara del sujeto que se hace el retrato.

Almacenamiento y batería

Otro de los retornos celebrados por los amantes de los Samsung es el almacenamiento expandible; los nuevos celulares vienen con 32GB de memoria que pueden llegar a ser 200 GB, gracias a que se puede insertar en un slot doble, donde también está el chip SIM- una tarjeta de memoria micro SD.

Los nuevos S7 también se esmeraron en la potencia y duración de sus baterías, así como en los tiempos cada vez más cortos que lleva cargarlas. Tanto el S7 flat como el Edge tiene baterías más potentes y logran cargarse –con cable– en 95 y 115 minutos respectivamente. Con los nuevos dispositivos de carga inalámbrica rápida, que estarán disponibles en Uruguay en los próximos meses, la batería pasa de 0 a 100% en poco más de dos horas.
Samsung Galaxy S7
El resto de las funciones de los nuevos smartphones de Samsung, presentados en marzo en Barcelona y desde el jueves a la venta en Uruguay, son al menos iguales que sus anteriores versiones pero en la mayoría de los casos las superan: pantalla Super Amoled, procesador Octactore, memoria interna de 4GB y hasta un procesador gráfico llamado Vulkan, que es la última tecnología en materia de videojuegos.

A lo anterior se agregan nuevos chiches, como el llamado display always on, que permite mostrar en pantalla –sin necesidad de destrabar el teléfono– ya sea la hora, el día y el nivel de la batería, o el calendario, según lo que elija el usuario. De esta manera se ahorra el consumo de energía que implica destrabar la pantalla todo el tiempo para mirar la hora.

La curva

El S7 Edge merece un capítulo aparte. Luego de ser objeto de burlas tras su anterior versión –¿para qué sirve un pedacito más de pantalla curva al costado?– en el S7 esta particularidad se hace más útil. En esa pequeña porción de valioso terreno (el de una pantalla de celular) se pueden personalizar las aplicaciones que más se usan, los contactos a quienes más llamamos así como diversos servicios que van del clima hasta las noticias y deportes. Mientras que en el S6 Edge se podían definir hasta cinco apps y contactos favoritos, ahora se llega a 10.

Pero mientras que esperamos la próxima versión del smartphone recién lanzado, siempre hay espacio para mejorar. El Gorilla Glass es una maravilla de resistencia pero también un imán para las huellas y la suciedad que se pega tanto en la pantalla como en la parte trasera de estos celulares. Es una crítica obsesivo compulsiva, pero real.
Samsung Galaxy S7 Edge
Además, y luego de un rato de uso, sobre todo con funciones de alto consumo como mirar videos o juegos, es usual que los S7 –como los anteriores de su gama– se calienten, algo que los vuelve incómodos de sostener.

Esta no sería una review si al final no pidiera, cual usuaria glotona que soy, algo más. Seguramente Samsung y la competencia ya estarán trabajando en eso, pero muero por usar un teléfono con pantalla flexible y extraíble. ¿Futuro lejano? A juzgar por la propia línea de los Galaxy S, nada parece imposible.

Consola portátil

Una buena noticia para los gamers o incluso para el jugador circunstancial: los nuevos S7, gracias a sus procesadores más potentes (Octacore) pero sobre todo por ser los primeros celulares con procesador gráfico Vulkan, permiten experimentar los juegos como en una consola.

Además de jugar y jugar sin cortes ni frenos, también es posible grabar la partida con o sin el jugador incluido. ¡Cuidado YouTubers!

Samsung Galaxy S7 Edge




Acerca del autor