Galaxy S5 y iPhone 6: cuenta regresiva

En abril llegará el nuevo modelo del smartphone estrella de Samsung y ya se especula con una salida del iPhone 6 anticipada. Los rumores sobre sus novedades abundan


Cada vez que se aproxima el lanzamiento de uno de los dos smartphones más vendidos y esperados del mundo, comienza una ronda de rumores sobre las especificaciones técnicas e innovaciones que incorporarán. Siendo apenas enero, ya empezaron las especulaciones sobre cómo serán el Galaxy S5 de Samsung y el iPhone 6 de Apple.

El motivo tangible de esta temprana circulación de rumores fue la confirmación de que el próximo teléfono de la línea Galaxy S será lanzado en marzo o abril. “Hemos venido anunciando nuestro primer modelo buque insignia en la primera mitad de cada año, alrededor de marzo y abril, y estamos apuntando a hacer el lanzamiento cerca de esa época”, dijo Lee Young Hee, vicepresidenta ejecutiva del negocio móvil de Samsung.

De hecho, Lee fue más allá y anunció: “Cuando lancemos nuestro dispositivo S5, pueden también esperar un sucesor del (reloj inteligente) Gear, con funciones más avanzadas y el diseño también mejorado”.

Los lanzamientos de Samsung han ido creciendo en importancia y espectacularidad en los últimos años. En 2013, por ejemplo, presentó el Galaxy S4 en un abarrotado evento realizado en el icónico Radio City Music Hall de Nueva York. Si bien sus shows de lanzamiento todavía no generan el nivel de seguimiento minuto a minuto que logra Apple, los tempranos rumores pueden ser un indicador de que la expectativa por los nuevos productos de la compañía surcoreana está creciendo. No en vano Samsung vende uno de cada tres teléfonos que se comercializan en el mundo.

Sin embargo, las ventas del S4 se desaceleraron luego de que en setiembre Apple lanzó sus últimos modelos de teléfonos inteligentes: el original iPhone 5S y la nueva colorida línea de smartphones iPhone 5C.

Con siete años recién cumplidos desde su presentación –salió a la venta en junio de 2007–, puede que el iPhone no sea el celular más vendido, pero sí es el más famoso de los smartphones. No en vano tiene el mérito de haber redefinido una categoría de productos.

Así lo explicó el 9 de enero de 2007 el fallecido Steve Jobs (ver video), entonces CEO de Apple: “Hoy estamos presentando tres productos revolucionarios en su clase. El primero es un iPod de pantalla grande con controles táctiles. El segundo es un teléfono móvil revolucionario. Y el tercero es un dispositivo con un gran avance respecto a la conexión a internet (...). Un iPod, un teléfono y un comunicador con internet. Un iPod, un teléfono... ¿lo entienden? No son tres dispositivos separados, es uno solo y lo llamamos iPhone. Hoy Apple va a reinventar el teléfono”.

Impulsados por el lanzamiento del Galaxy S5, crecieron los rumores de que Apple lanzaría su nuevo teléfono en el segundo cuarto del año en vez del tercero, como hizo con los últimos tres modelos.

Esta semana, no obstante, se supo que la compañía en Taiwán que fabrica los sensores TouchID –el sistema de reconocimiento de huella dactilar que Apple introdujo con éxito en sus iPhone 5S– no empezará a producirlos hasta el segundo cuarto del año. Por ende, es de esperarse que el lanzamiento del nuevo iPhone se produzca en el otoño boreal.

La denominación “iPhone 6” que ya se utiliza es una mera deducción numérica, ya que, como suele suceder, la compañía no ha confirmado el nombre de su futuro teléfono estrella. Incluso hay quienes especulan con que el próximo modelo se llamará iPhone Air, siguiendo la tendencia de la nomenclatura del iPad.

Cambios por dentro y fuera


Es mucho lo que se dice sobre qué innovaciones llegarán junto con el iPhone 6 y el Galaxy S5. Aunque son especulaciones, ya se sabe que en la industria tecnológica todo rumor tiene un grado de verdad, si no el 100%.

En el caso de Samsung, Lee dijo que el Galaxy S4 puede no haber colmado las expectativas de los usuarios porque tiene un diseño muy similar a su predecesor, el S3. Según la compañía, la ganancia operativa de la empresa fue de US$ 7.800 millones en los últimos tres meses de 2013, mientras que en el mismo período del año anterior había sido de US$ 8.500 millones.

Pero esta vez la empresa no se arriesgará a cometer el mismo error. “Para el S5 vamos a volver a lo básico. Principalmente nos centraremos en la pantalla y la sensación que produce la carcasa”, dijo Lee. Nada más detalló sobre las especificaciones técnicas, pero esta última frase despertó varias especulaciones.

Con respecto a la carcasa, existen versiones de que Samsung lanzará dos modelos de su línea Galaxy S: uno de plástico –como hasta ahora– y uno de metal, estrategia similar a la de Apple con los iPhone 5S y 5C.

Sobre la pantalla, se dice que el S5 tendrá una más grande que la de 5 pulgadas, probablemente de 5,2, con una resolución de 2560x1440 y cámara de 16 MP. Para tener una referencia, el S4 tiene una pantalla de 5 pulgadas y 1080p de resolución, al tiempo que la cámara es de 13 MP.

En cuanto al software, se espera que Samsung abandone su asociación con Android y no incluya la última versión de su sistema operativo móvil, el 4.4 KitKat. El S5 correría entonces con Tizen, que es de código abierto y está administrado por una asociación sin fines de lucro, algo similar a Firefox OS.

Pero la noticia más llamativa llega del lado de la biometría. De la misma forma que el iPhone 5S incluye un sensor de huella digital, Samsung considera incluir un escáner de ojo. “Muchas personas están fanatizadas con la tecnología de reconocimiento de iris”, dijo Lee. “Estamos estudiando la posibilidad, pero realmente no puedo decir si lo tendremos o no en el S5”.

“El lanzamiento del S5 será muy importante para Samsung”, dijo Lee Seung Woo, analista de la firma IBK Securities. “La competencia se intensificará y este año no será fácil para la compañía”, agregó.

Mayor multiplicación


Así como el año pasado el iPhone dejó de ser un único aparato y adoptó dos formas distintas, algunos rumores indican que el teléfono inteligente de Apple podría bifurcarse nuevamente. La diferencia esta vez estaría en el tamaño.

Según los rumores, la pantalla del iPhone original crecerá de 4 a 4,8 pulgadas, tamaño que se ha convertido en algo así como el estándar para los smartphones. Por otra parte, Apple se uniría a la moda de las phablets presentando en paralelo un iPhone con una pantalla de hasta 6 pulgadas. Este rumor puede parecer raro ahora, pero en definitiva la compañía de Cupertino ya supo dar marcha atrás con el tamaño de su iPad cuando lanzó el iPad Mini, una movida tan contradictoria con sus ideales como exitosa.

No obstante, todavía no se han filtrado imágenes del futuro iPhone en la web de Sonny Dickson, el adolescente que durante 2013 publicó imágenes en alta calidad de cada uno de los nuevos productos móviles de Apple. Por su parte, los renders del rediseño del hardware que circulan parecen simples inspiraciones artísticas.

Respecto a la cámara, los rumores indican que Apple se negará una vez más a participar en la carrera por la cantidad de píxeles, hoy en día ganada por Nokia y su teléfono Lumia 1020 con 41 MP. El nuevo iPhone seguirá con sus 8 MP, pero también continuará mejorando la calidad del lente, para así permitir fotografías de mayor resolución sin importar factores como las condiciones de iluminación.

En cuanto al sistema TouchID, se especula que será mejorado para captar mejor las huellas y resistir mejor el uso y eventuales caídas.

La temporada de rumores empezó antes de lo esperado, pero los lanzamientos parecería que se desarrollarán dentro de lo previsible. Ahora resta esperar.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios