¿Fiebre del oro en el espacio?

Los mineros de asteroides se preparan para buscar su tesoro fuera de los límites de la Tierra


La explotación minera en el espacio está pasando de la ciencia ficción a ser una realidad comercial, pero los magnates de los metales en este planeta no deben de temerle a una montaña de suministros extraterrestres. El objetivo es fomentar travesías humanas en lo más profundo de la galaxia.

Dentro de tres años, dos firmas planean misiones de prospección a asteroides en órbita. Cuando incluso una modesta roca del espacio podría cubrir la demanda de metales como el platino o el oro por siglos, no resulta sorprendente que los escritores hayan fantaseado por mucho tiempo que fomentar las riquezas cósmicas podrían generar fortunas en la Tierra.

Pero como no hay manera de bajar mineral o metales de los cielos, nuevas empresas que tienen el respaldo financiero de algunas serias -y realmente ricas- figuras empresariales, así como el interés de la NASA, se enfocarán en utilizar minerales espaciales en "estaciones de gas" interplanetarias o construir, respaldar y fomentar colonias en Marte.

Podrá haber oro allá arriba, pero por ahora el agua es la atracción para los inversores que están dispuestos a hacer despegar a la nueva industria.

Los gobiernos consideran que tiene futuro y la NASA tiene un proyecto que podría ubicar a astronautas en un asteroide en menos de una década y en Marte en la década del 2030.

Y si el costo parece elevado, a los pesimistas suele decírseles que un día las nuevas habilidades podrían simplemente salvar a la raza humana de compartir la suerte de los dinosaurios- si podemos aprender cómo detener que un masivo asteroide impacte contra la Tierra.

Ver más allá


"Somos visionarios", declara el sitio de internet de Deep Space Industries (DSI), junto a la imagen de una estación de metal en forma de rueda conectada a una gigante roca flotante. Pero lo que las incipientes firmas estadounidenses llaman los primeros pequeños pasos de un largo camino para desarrollar los recursos del espacio, están por suceder.

Una prioridad es utilizar hidrógeno y oxígeno, los elementos del agua encerrada en componentes en los asteroides, para reabastecer los cohetes.

A inicios del 2016, los primeros satélites de exploración de DSI, más pequeños que las tostadoras, serán enviados al espacio en cohetes que portarán otras cargas y comenzarán a explorar rocas adecuadas.

El mismo año, otra compañía estadounidense, Planetary Resources, espera lanzar naves de prospección en busca de asteroides viables.

"Son las opciones más factibles del sistema solar", dijo Eric Anderson, ingeniero aeroespacial estadounidense y cofundador de Planetary Resources, que cuenta con Larry Page de Google y el multimillonario Richard Branson de Virgin entre sus patrocinadores. "Simplemente están ahí y no son difíciles de alcanzar ni de abandonar", dijo.

Metales en el espacio


Los meteoritos -restos que sobreviven y caen a la tierra luego de que los asteroides se desintegran en la atmósfera- ofrecen significativas cantidades de metales preciosos como platino, rodio, iridio, renio, osmio, rutenio, paladio, germanio y oro.

Planetary Resources estima que algunos asteroides ricos en platino de solo 500 metros de ancho podrían contener más que todas las reservas conocidas de los metales del grupo del platino. Estudios basados en observaciones y meteoritos sugieren que el espacio es incluso más rico en mineral de hierro.

La firma de investigación Bernstein, de Wall Street, destaca que un gran asteroide llamado 16 Psyche, en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter y con una extensión de 200 kilómetros de ancho, podría contener suficiente mineral de níquel para cubrir la actual demanda humana por millones de años.

Pero los costos y los obstáculos técnicos descartan que los recursos sean traídos a la tierra en el futuro inmediato, según expertos. El valor real de la explotación minera en asteroides es fomentar más viajes al espacio- y que las reservas de hidrógeno y oxígeno sean tan atractivas como cualquier metal.

Acerca del autor

Comentarios