Facebook no gustó

A pesar de los logros obtenidos durante el 2014, no pudo evitar que el mundo se pusiera en su contra
El 2014 fue un año excelente para Mark Zuckerberg y su toma de posesión continua del mundo. Facebook celebró su décimo aniversario y el haber llegado al usuario 1,35 mil millones. Adquirió Oculus, fabricante de un casco de realidad virtual y la aplicación de mensajería WhatsApp. Lanzó una aplicación móvil para proporcionar un servicio gratuito de internet en Zambia, Kenia y Tanzania. Y como si necesitáramos más pruebas de que la red social es una potencia mundial, durante el Mundial de Fútbol rompió récords: 350 millones de personas publicaron un total de 3 mil millones de veces.

Y sin embargo, incluso cuando Facebook da zancadas audaces hacia la dominación del mundo, han aparecido grietas en su fachada. Los adolescentes han huido hacia lugares más a la moda. Los usuarios han comenzado a quejarse del alcance insidioso de los algoritmos, así como de los cambios del sitio. Una ola de aplicaciones para el anonimato han comenzado a erosionar la noción claramente facebookeana que todo lo que haces en línea debe estar vinculado a tu identidad real. Tal vez lo más deplorable es que alguien abrió intencionalmente una red anti-Facebook.

Pero el gran número de controversias y guerras culturales en las que Facebook se ha enredado en el último año parecen sugerir algo más que una contrariedad de cara al cambio. Los usuarios prácticamente se amotinaron durante un experimento de prueba que -temían- “manipulaba” sus emociones. El sitio se enfrentó en la Justicia con la comunidad LGBT porque no permitía usar seudónimos. Los usuarios la abandonaron por otra red llamada Ello a razón de 4.000 por hora.

Pero Ello no fue la asesina de Facebook. Pero a decir verdad, tal vez Facebook no necesita asesino. El sitio se está haciendo suficiente daño a sí mismo. Recientemente, se vio envuelto en una nueva polémica por la “Revisión del año”, un repaso de los usuarios en la red social. Al escritor Eric Meyer, Facebook le mostró una foto de su recientemente fallecida hija de 6 años de edad. Cuando las relaciones humanas y las identidades son moderadas por el algoritmo, en particular con fines de lucro, cosas malas suceden.

Simplemente hay más variables en la vida que una cadena de código nunca podría explicar.

Facebook, como era de esperar, se ve con una luz diferente. La red social publicó el llamativo video “El año en revisión” con los “momentos, lugares y personas que nos movieron en 2014”, una afirmación muy arriesgada, porque la red está implicando que lo que se publica en Facebook es lo que más le importa al usuario. Después de serpentear a través de una serie de eventos de prensa y las muertes de celebridades, el video termina con una captura de pantalla de un estado de Facebook: “Sentirse conectado”, se lee. Pulgares hacia arriba. Por desgracia, no puede haber mejor símbolo para el largo año de descontento con Facebook.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios