Expertos alertan sobre el peligro del fracking

El Instituto Federal del Medio Ambiente en Alemania ha emitido un claro dictamen: los riesgos de extraer gas y petróleo esquistosos son demasiado grandes
“En Alemania no necesitamos del fracking”, dice Maria Krautzberger, presidenta del Instituto Federal del Medio Ambiente (UBA por sus siglas en alemán). Delante de ella se halla un informe escrito por el UBA de 600 páginas que expone los grandes riesgos que conlleva el controvertido método.

Hay que hacer que la práctica de este método en Alemania sea casi que imposible, no a través de una prohibición –ya que legalmente sería muy difícil de realizar–, sino a través de duras condiciones que la hagan muy difícil, dice Krautzberger. Agrega que, de cualquier manera, el potencial del fracking para Alemania es muy menor. El UBA estima que podría aportar no más del 4% al abastecimiento energético del país. "Es decir, que no alcanza de ninguna manera para reducir la dependencia de importaciones de gas", subraya Krautzberger.

La técnica de fracking implica introducir con mucha presión grandes cantidades de agua y productos químicos en el subsuelo, liberando el gas que después podrá ser extraído. En los Estados Unidos este método tiene un gran auge. Los estadounidenses han podido reducir drásticamente tanto la dependencia de la importación de energía como la emisión de gases invernaderos. Esto se debe a que la combustión de gas es menos perjudicial para el clima que la combustión de carbón. No obstante, los críticos temen que los químicos que se usen en el método puedan infectar aguas subterráneas.

No es la salvación


Según el UBA, quienes hagan uso del método deberían presentar antes un extenso análisis sobre el impacto ambiental que tiene. Y en reservas ecológicas la práctica debe ser prohibida. Para la presidenta del UBA, el uso del fracking en realidad no se justifica, aun si países como Estados Unidos muestren mejorías ambientales gracias al uso del método: “la técnica de fracking no es la salvación del problema ambiental. No nos va a facilitar la transición hacia las energías renovables. Es mejor si nos concentramos en energías realmente ecológicas”.

Y el problema no termina ahí: según expertos del UBA, el agua de los subsuelos que llega a la superficie, puede que no solo esté contaminada con los químicos que se vertieron, sino que además puede venir con sustancias tóxicas del interior de la tierra a causa del proceso: metales pesados, hidrocarburos aromáticos y hasta sustancias radioactivas locales.

Expertos han recomendado:

- Prohibir el fracking en regiones donde las aguas freáticas se usan para consumo humano.

- Prohibir el fracking en general a menos de 1.000 metros de profundidad, para mantener distancia con respecto a las aguas freáticas

- Prohibir el fracking en zonas de fracturas geológicas, ya que las fracturas pueden servir de canales de ascenso para el líquido usado en el fracking.

- Las aguas servidas derivadas de la técnica de fracking deben ser eliminadas sin contaminar el ambiente.

Ley de restricción


No sorprende que el fracking en Alemania no goce de popularidad. A principios de julio del año en curso, Sigmar Gabriel, ministro de Economía, y Barbara Hendricks, ministra de Medio Ambiente, ambos del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), han presentado un plan para una nueva ley que propone que el fracking de gas de esquisto sea sólo posible a partir de una profundidad de 3.000 metros.

Esta profundidad ha sido bien escogida, ya que el gas económicamente viable para ser extraído en Alemania se halla entre 1.000 a 2.500 metros de profundidad. Posteriormente, para el 2021, el proyecto de ley propone prohibir la práctica por completo, siendo esta posible entonces sólo bajo condiciones especiales. Una portavoz del Ministerio Federal del Medio Ambiente de Alemania dijo a DW, se espera que la propuesta de ley, que está en actual debate en el Parlamento, sea aprobada en los próximos meses.

 

Vía DW en español.

Populares de la sección

Comentarios