Estudio dice que los obesos tienen menor riesgo de demencia

Una controvertida investigación cambia lo que hasta ahora se creía que era un factor para el desarrollo de ese mal
Las personas de mediana edad que padecen obesidad tienen menos posibilidades -un 29%- de desarrollar demencia en comparación con aquellas que presentan un peso normal, según publica la revista británica The Lancet.

El estudio también revela que las personas que presentan un peso inferior al recomendado tienen un 34% más de posibilidades de padecer demencia si se compara con quienes tienen un índice de masa corporal saludable (BMI), de acuerdo con la investigación.

Esta análisis contrasta con otros publicados con anterioridad, que defendían lo contrario y giraban en torno a la idea de que la obesidad podría ser un factor para el desarrollo del mal.

La demencia es una de las enfermedades cuya prevalencia va en ascenso. Se estima que el número de pacientes se triplicará para el 2050, hasta alcanzar 135 millones. No hay cura ni tratamiento para combatirla.

Los investigadores de la London School of Hygiene and Tropical Medicine y la compañía Oxon Epidemiology analizaron una serie de bases de datos de atenciones sanitarias que comprenden al 9% de la población del Reino Unido durante los últimos 20 años (1,95 millones de personas).

Uno de los autores del estudio, el profesor Stuart Pocock, de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, señaló que los médicos y las autoridades sanitarias deben replantearse los factores para identificar a las personas con alto riesgo de padecer demencia.

"Los resultados del estudio abren un nuevo camino para determinar los factores que provocan la demencia ya que los investigadores, a partir de las conclusiones, podrán desarrollar nuevos tratamientos de prevención de esta enfermedad", destacó Pocock.

El médico Nawab Qizilbash, que trabaja para Oxon Epidemiology, puntualizó que todavía se desconocen las razones por las que un índice de masa corporal saludable elevado reduce el riesgo de padecer demencia. Pero los investigadores sostienen que tienen evidencias de que la deficiencia de vitaminas D y E están asociadas a un mayor riesgo de demencia y que esto puede ser menos común en las personas con obesidad.

Acerca del autor

Comentarios