Esto es nuestro: primera repatriación de fauna exportada ilegalmente

Cuatro tarántulas se devolvieron a Uruguay desde República Dominicana, adonde habían llegado 80 arañas de Tacuarembó; el tráfico de especies crece en el país

En República Dominicana fueron detectadas 80 tarántulas de la especie grammostola quiroga que habían sido enviadas desde Tacuarembó; cuatro de ellas –las que llegaron vivas– fueron devueltas a Uruguay, lo que constituye el primer caso de repatriación de fauna autóctona que fue exportada ilegalmente.

En una conferencia en el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE), a cargo de la investigadora Anita Aisenberg, se expusieron en cajas de plástico las arañas repatriadas y se explicó, por parte de investigadores del IIBCE y de la Facultad de Ciencias de la UDELAR, las causas y consecuencias de los casos de tráfico de especies que han surgido en el país en el último tiempo.

La devolución fue posible gracias a Sardis Medrano-Cabral, coordinadora de Ciencia Ambiental y Biología de la Universidad Iberoamericana de República Dominicana, quien se contactó con el IIBCE por la detección del lote de 80 tarántulas que procedían de Tacuarembó. Además, participó a través de una videollamada en la conferencia y contó cómo cuidó de las cuatro arañas sobrevivientes: "Pedía a mis conocidos que me juntaran cucarachas para alimentarlas", dijo.

"El valor más grande de esta repatriación es el valor simbólico. Es una manera de demostrarle al mundo que la comunidad científica uruguaya está preocupada por su patrimonio y que hay sensibilidad de los colegas a nivel internacional", explicó Fernando Pérez-Miles, investigador de la sección Entomología de la Facultad de Ciencias de la UDELAR.

Sobre el contrabando de especies, Pérez-Miles sostuvo que hay dos causas principales: una es tráfico de arañas para comercializar como mascotas, que adquieren valores muy elevados (alrededor de US$ 300 cada una según los investigadores) en el mercado internacional –Europa y EEUU–; la otra es la piratería científica, que es el valor potencial, lo que un especie tiene y puede conocerse o no.

Ese valor potencial "son sustancias que pueden ser utilizadas mediante tecnología en la industria. Por ejemplo medicamentos, cosméticos, fibras. Entonces, antes de conocer las especies no se puede saber el valor que tienen, pero el hecho de que se las lleven te quita la posibilidad de explotarlas comercial o industrialmente en el futuro", aseguró Pérez-Miles.

Además dijo que "de las tarántulas grammostola quiroga se está estudiando el veneno, que podría tener algunas aplicaciones médicas por sus sustancias que podrían destruir células, por lo que en Cuba (por lo menos) se está estudiando para el tratamiento del cáncer, aunque aún no hay nada concluyente". A su vez hay otros usos, como insecticidas o algún remedio.

Sobre el delito en Uruguay, Pérez-Miles expresó que "nuestro país es muy vulnerable por su legislación, que es débil, lo que hace que Uruguay se convierta en un paraíso para los piratas científicos y traficantes".

_obs8301.jpg

¿Cómo prevenir el contrabando de arañas?

Para combatir el tráfico de especies, el IIBCE en conjunto con la Facultad de Ciencias de UDELAR trabajan en proyectos a nivel nacional e internacional.

Uno de los pasos a dar es la inclusión de las especies traficadas en una "lista roja", un registro de preservación de naturaleza, lo que hace que esas especies estén protegidas y haya un mayor control a nivel mundial. "En lista actual de especies de Fauna no hay animales invertebrados, se están haciendo gestiones para poder incluirlos", explicó el investigador Álvaro Laborda en la conferencia.

A nivel nacional, en convenio con la sección Fauna de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA), el IIBCE trabaja en un proyecto educativo para sensibilizar y concientizar a jóvenes de escuelas y liceos del interior (el lugar donde se recolectan las arañas) sobre el tráfico animal.

Las tarántulas

Los cuatro arácnidos repatriados están aún en proceso de rehabilitación. "Se les da agua y comida hasta que mejoren. El cambio de piel es uno de los síntomas de recuperación y es importante, ya que al estar encerradas en pequeñas bolsas algunas perdieron patas, que ahora se les regeneran", explicó Laura Montes de Oca, investigadora del IIBCE, sobre el cuidado de las arañas, que serán devueltas a un lugar adecuado –con previa investigación– dentro de dos o tres semanas.

La grammostola quiroga vive 30 años y se reproducen cada dos. Miden 6,5 centímetros; son las más grandes de Uruguay. Estas arañas no son peligrosas e integran la lista de conservación prioritaria.

Habitan sobre todo en la zona norte del país y viven debajo de grandes rocas, donde hacen sus nidos. Tienen un hábitat especial, es por eso que las cuatro tarántulas repatriadas no fueron liberadas en República Dominicana, sino devueltas a su lugar de origen.

araña bolsita.JPG
Ejemplar vivo extraído de una bolsa ziploc<br>
Ejemplar vivo extraído de una bolsa ziploc

Casos anteriores

En 2007, aparecieron cajas que iban a ser transportadas a Suiza con 700 tarántulas a través de distintas empresas de correo. El traficante –un hombre suizo– fue descubierto y procesado sin prisión por contrabando, no porque fuera fauna lo que pretendía traficar. Según versiones extraoficiales de los investigadores de la conferencia, el contrabandista de aquel caso llevaba más de 20 años en el trafico de especies.

En enero de 2016, desde el correo uruguayo avisaron al IIBCE sobre 60 tarántulas que fueron detectadas en sobres antes de ser exportadas. Provenían de Tacuarembó e iban a ser enviadas también a República Dominicana. Las arañas fueron detectadas por el intenso olor que salía de uno de los sobres debido a una tarántula muerta.

En este caso fueron rehabilitadas 56 arañas y solo murió una. El resto fueron devueltas a su hábitat.


Populares de la sección

Acerca del autor