Este es el combustible que la NASA precisa para salir del Sistema solar

Por lo general las naves se alimentan de energía solar, pero en las misiones a larga distancia esto deja de ser conveniente

Justo a tiempo para el nuevo año, investigadores del departamento de energía del laboratorio Oak Ridge revelaron los frutos de un tipo diferente de investigación de la energía: por primera vez en cerca de tres décadas han producido un combustible especial que los científicos esperan que pueda alimentar la futura exploración del espacio profundo.

El combustible, conocido como plutonium-238, es un isótopo radiactivo de plutonio que ha sido utilizado en distintas misiones de la NASA hasta el momento, incluida la misión New Horizons, que alcanzó a Plutón a principios de 2015. Mientras que las naves típicamente utilizan energía solar para alimentarse si se mantienen cerca de la Tierra, las misiones que van hacia los extremos del Sistema Solar, donde la radiación solar se vuelve más débil, requieren combustibles que les permitan seguir adelante.

El plutonium-238 satisface esta necesidad al producir calor a medida que se vence, que puede ser luego convertido en electricidad por el sistema de energía de radioisótopos de la NASA, una especie de batería nuclear llamada Multi-Mission generador termoeléctrico de radioisótopos multi-misión, o MMRTG. El exceso de calor a partir del MMRTG puede ser también utilizado para evitar que algunos sistemas de naves espaciales se congelen en ambientes fríos, un servicio que ha servido al Curiosity en Marte, por ejemplo.

Mientras que otros isótopos teóricamente también pueden hacer el trabajo, el plutonium-238 es ideal por su "combinación única de propiedades", dijo Rebecca Onuschak, la directora del programa. Más notablemente, es más seguro trabajar con ese material que con otros tipos más radiactivos.
Fuente: Chelsea Harvey / The Washington Post