¿Estás seguro de que querés eliminar ese tuit?

Equivocarse en la red social puede dar lugar a un verdadero “twitterror”. Para lidiar con eso, un diseñador japonés propone agregar una función que tache los errores


Cliqueás “tuitear” y, menos de un segundo después, te das cuenta de que te equivocaste. Y el tuit está ahí, accesible para todo el mundo online, donde cualquiera puede hacer con ese mensaje lo que se le dé la gana. Pueden retuitearlo, responderlo y hasta pueden inmortalizarlo en una captura de pantalla.

Entonces, borrarlo no servirá de nada. No solo porque nadie sabrá por qué ese tuit desapareció de la faz de internet, sino porque despertará sospechas.

Una segunda opción es volver a tuitear de inmediato, pidiendo disculpas por el error y corrigiendo la información. O simplemente retractándose por lo que pensabas un segundo antes y ahora no.

Este problema común entre los tuiteros puede convertirse en una pesadilla para muchos, sobre todo cuando el error es demasiado importante como para que caiga en el olvido cibernético.

Todas estas, junto a otras razones, son las que expone el diseñador japonés Oliver Reichenstein, que presentó su propuesta Twitterror.

El terror después del terror


La idea es sencilla, pero ahorraría muchos disgustos y malentendidos: una función que dé la opción de “marcar el error” luego de que se emitió el tuit.
No leas esto. Está todo mal. Me retracto. Perdón”, es el significado del tuit tachado

En la pantalla, el tuit señalado como equivocado aparecería tachado, sirviendo como alerta a los demás usuarios. De esta forma, el autor del error tendría la opción de volver a tuitear correctamente y sus seguidores no perderían tiempo leyendo algo que no es como debería ser.

Para Reichenstein la manera más efectiva de lidiar con los errores propios en Twitter es señalarlos directamente. El diseñador, que además es fundador de la empresa de productos digitales IA, propone la función Twitterror como una forma de decir: “No leas esto. Está todo mal. Me retracto. Perdón”.

Los errores pueden ser desde gramaticales, de tipeo, éticos o por haber pegado una URL o link que no corresponde.

Demasiado complejo


El diseñador cuenta en la web de su compañía que ya presentó dos veces la iniciativa en Twitter y que en ambas oportunidades recibió las mismas respuestas: introducir el cambio sería una tarea demasiado compleja.

Sin embargo, el autor de Twitterror no pierde las esperanzas, porque en la debilidad de esta red social radica su fortaleza: “Twitter es rápido y esa rapidez es parte de su encanto". Equivocarse es fácil, pero publicar un tuit de inmediato también lo es.

Y porque “errar es humano” y el humano siempre se equivocará, esta herramienta sería un éxito en la evolución de la red social.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios