Escanear el cerebro para ver problemas de aprendizaje

Científicos suecos sugieren que las Imágenes de Resonancia Magnética pueden ayudar a trazar un mapa del desarrollo de la memoria a corto plazo en niños, y así identificar estos problemas de forma temprana
El escáner del cerebro puede ayudar a identificar a los niños con dificultades de aprendizaje midiendo la capacidad de su memoria a corto plazo, de acuerdo con un estudio sueco publicado el miércoles.

El estudio, realizado por un equipo de investigadores del Instituto Karolinska y publicado en el Diario de Neurociencia, mostró que es posible realizar un mapa del desarrollo de la capacidad de la memoria a corto plazo con una Imagen de Resonancia Magnética (IRM, por su sigla en inglés).

"En principio, sería posible utilizar un escáner o IRM para pronosticar algo sobre el futuro desarrollo que no puede ser pronosticado únicamente con tests psicológicos", dijo el profesor de neurociencias Torkel Klinberg.
En principio, sería posible utilizar un escáner o IRM para pronosticar algo sobre el futuro desarrollo que no puede ser pronosticado únicamente con tests psicológicos", dijo Klinberg

"El beneficio podría ser una identificación precoz de niños que corren el riesgo de un mediocre desarrollo para que se les pueda dar una ayuda a tiempo", agregó.

Entre 10% y 15% de los niños tienen problemas de atención y aprendizaje, lo que puede estar relacionado con una memoria a corto plazo inferior, es decir, la capacidad para mantener la información al alcance para resolver un problema.

Los escáners solos no permitirán pronosticar las futuras dificultades de aprendizaje, y Klingberg afirmó que serían combinados con tests psicológicos.

"Hasta ahora, las neuroimágenes solo nos han dado fotos de un comportamiento que nosotros ya conocíamos", dijo, y explicó: "Ahora esto nos dice que también podemos utilizar el IRM para algo nuevo".

Para realizar este estudio se utilizaron muestras al azar de 62 niños sanos y jóvenes de 6 a 20 años, y se comparó su desempeño en tests cognitivos mientras eran escaneados.

Fueron sometidos a tests dos años después, y el estudio llegó a la conclusión de que los escáners anteriores podían ayudar a pronosticar la forma en que se desarrollaría su capacidad de aprendizaje.

Acerca del autor

Comentarios