"Encantados" por la tecnología

La magia se fue adaptando a la era digital; no solo ha cambiado, sino que ha evolucionado

Ya hace varios años la magia dejó de ser sobre hazañas físicas o sobre trucos donde la mano es más rápida que la vista. La tecnología ha tomado su lugar y los magos dependen de ésta para realizar sus actos.

El "ciberilusionista" Marco Tempest, como él se autodenomina, aprovecha al máximo los avances tecnológicos para sorprender a la audiencia de la forma que menos se lo espera.

"La magia tiende a atraer la atención del público por modas", explicó Tempest, según recogió el sitio Xataka. Además dijo: "Empecé a hacer magia cuando no era tan popular, así que tenía que buscar una manera de competir con otras formas de entretenimiento. Incorporé la tecnología, el mismo tipo de tecnología que utilizan las películas de Hollywood. Era una estrategia muy buena para crear actuaciones más espectaculares e interesantes".

Tempest magia

El "ciberilusionista" hace uso de la realidad aumentada, la realidad virtual y la robótica para llevar adelante sus trucos; además está investigando el seguimiento de mirada o gaze tracking.

Lo que Tempest quiere utilizar son "tecnologías que aún son casi magia, tecnologías que aún son nuevas y son adelantadas a su tiempo".

En general, los magos que más utilizan la tecnología emplean dispositivos muy comunes como los iPad. A través de ellos intentan combinar lo digital con lo analógico para lograr la ilusión.

Incluso, la tecnología ha desplazado el rol clásico de "ayudante del mago" y magos como Tempest han planteado que ese puesto pase a ser ocupado por un robot: "He pasado los últimos ocho meses creando un software para que un robot pueda interactuar conmigo en el escenario y la pregunta era cuánta independencia hace falta, qué tan autónomo tiene que ser este robot (...) De alguna manera, la pregunta era cuánta coreografía podemos usar. Con un poco de magia podemos hacer que ese robot parezca que me está respondiendo de verdad".

mago2

El mago Kieron Kirkland trabaja con el Media Lab del MIT porque cree que la ciencia y la magia pueden beneficiarse mutuamente. La institución organiza un taller para que se planteen nuevas ideas que aporten a dicha colaboración.

También, la utilización de la tecnología en la magia podrá ser de utilidad para mejorar la calidad de vida. En palabras de Tempest: "Mi aspiración es idear cosas que sean muy útiles para mucha gente. ¿Cómo sería si pudiéramos transferir esta especie de superpoderes, de poderes mágicos, a niños que pueden ser un poco tímidos al moverse. Hay estudios sobre cómo la magia puede ayudar a rehabilitar a niños que han sufrido un ataque, que pueden tener miedo de utilizar una mano. Si les enseñas un truco, pueden olvidarse de que están usando esa mano".

mago3