En la Tierra ya había oxígeno hace 1.400 millones de años

Fue suficiente para permitir la respiración de los primeros seres vivos, como esponjas y pequeños gusanos
El nivel de oxigeno en la atmósfera terrestre era suficiente para la respiración de los animales hace 1.400 millones de años, es decir, mucho antes de que estos evolucionaran, según publica hoy la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Science (PNAS).

Algunos investigadores consideraban que los niveles de oxigeno en la Tierra aumentaron hasta niveles que permitían la respiración en la era Neoproterozoica, hace entre mil millones y 542 millones de años, lo que explicaría por qué los animales comenzaron a evolucionar en aquel momento.

Sin embargo, un equipo de investigadores de universidades de China y Dinamarca buscaron evidencias geoquímicas de oxigenación en sedimentos de hace 1.400 millones de años en el norte de China.

Allí encontraron pizarra con alto nivel de carbono enriquecida con trazas de metales sensibles a la oxidación como el molibdeno y el uranio, pero no EL vanadio. Un patrón que sugiere la existencia de agua de fondo con oxígeno cuando se formaron las capas de sedimento.

Esos y otros datos geoquímicos sirvieron a los expertos para hacer un modelo del oxígeno atmosférico en la época y estimaron que debía llegar, al menos, a un 3,8 % de los niveles actuales, cantidad suficiente para que pudieran respirar las esponjas y algunos animales pequeños con movilidad.

Los resultados del estudio sugieren que "aproximadamente hace 1.400 millones de años en la Tierra había niveles de oxígeno suficientes para la respiración, es decir, cientos de millones de años antes de que los primeros animales evolucionaran".

Por ello, los expertos consideran que "la cantidad de oxigeno pudo no haber limitado el surgimiento de vida animal", según indica el texto.

La era Mesoproterozoíca Eon, hace entre 1.600 y 1.000 millones de años y de la que forma parte la Neoproterozoica, es un periodo muy poco conocido, pero que se está revelando como un intervalo clave en la historia de la Tierra, con una historia geoquímica especial que "podría haber influido en el curso de la evolución biológica".


Fuente: EFE