Empezó la era Big Data

El análisis de los casi infinitos datos disponibles en el mundo permite administrar la información médica que se duplica cada cinco años, hacer diagnósticos más precisos para el cáncer e incluso evitar crímenes
"No importa a qué te dediques: sí o sí serás afectado por Big Data”, dijo casi gritando Robert LeBlanc, vicepresidente senior de software para IBM. La frase causa más impresión si se escucha en el contexto en que se dijo: en un escenario frente a 12.000 personas, con música de fondo, una pantalla gigante atrás e iluminado por los reflectores que cuatro días más tarde enfocarían en ese mismo lugar de Las Vegas a Bob Dylan y Mark Knopfler.

La escena parece de un concierto de música pero en realidad es la sesión inaugural del congreso anual de la multinacional de tecnología, que este año estuvo centrado en Big Data. Esas palabras refieren a la cantidad de información que hay disponible en el mundo (textos, hojas de cálculo, fotos, mensajes telefónicos, participaciones en redes sociales) y a la posibilidad de contar con herramientas para aprovecharla.

A lo largo de los cinco días que duró el congreso (21 al 25 de octubre) se escucharon conceptos impactantes como el que presentó Jason Silva, un venezolano-estadounidense encargado de dirigir esa ceremonia inaugural: el 90% de la información que hay en el mundo se creó hace dos años.
El 90% de la información disponible hoy en el mundo se generó hace solo dos años

La ilustración francesa, las obras de los griegos, la biblioteca de Alejandría o la Enciclopedia Británica no son más que el 10% de todo lo que hoy hay disponible en el mundo, que crece a una vertiginosa tasa anual de 60%.

“Esto es insano, pero es cierto. Somos revolucionarios cósmicos, una especie que trasciende los límites”, dijo el venezolano. Según él, en 2020 no se hablará más de computadora –la sustituirán las laptops y tabletas–, los diagnósticos médicos serán 99% precisos y todos tendrán internet en los lentes de contacto. “Es necesario reconfigurar nuestro esquema mental”.

Computadora que aprende


Febrero de 2011 marcó un hito en la historia de la informática. Fue la primera vez que una computadora superó a dos personas en una final del concurso televisado de preguntas y respuestas estadounidense Jeopardy!.

Esa máquina era Watson, un sistema de inteligencia artificial desarrollado por IBM que es capaz de enriquecerse a medida que actúa. “Muchos sistemas que se habían desarrollado no habían llegado a esto”, dijo a El Observador Steve Gold, vicepresidente de marketing de Watson, en el marco del congreso de Las Vegas.

La computadora tiene 90 servidores, 2.880 procesadores y más de 20 terabytes de capacidad. Fue diseñada especialmente para ganar el concurso y todo el proceso de investigación y desarrollo insumió cuatro años y medio. Además de insumos que hacen a su “cultura” para responder preguntas, Watson tiene la capacidad de recordar, aprender y también autoenriquecerse mediante el uso de algoritmos.

Desde el día en que este sistema ganó el concurso, IBM siguió avanzando para poder brindar otras soluciones: “Trabajamos en salud, banca y otros sectores de la industria. Estamos en contacto con especialistas para que nos ayuden a avanzar en las cosas concretas que se necesitan y ahora estamos produciendo las primeras soluciones. Nada mal para un año de trabajo”, resumió Gold.

Con expertos


Una aplicación de este sistema en el que están trabajando los expertos de la multinacional de tecnologías es el tratamiento del cáncer.

Según explicó Gold, entre un 20 y 40 % de los diagnósticos iniciales de esa enfermedad resultan erróneos y con Watson se pueden evitar estos fracasos. En esta fase del proceso están en permanente contacto con especialistas en oncología, a los efectos de desarrollar un sistema que, tras recibir datos de los pacientes, médicos e instituciones sanitarias, permitirá diagnosticar y recomendar tratamientos lo antes posible.

“No somos expertos en cáncer, pero trabajamos con institutos especializados que sí lo son. Ellos ponen la sabiduría y la historia, nosotros ponemos la tecnología y parte de la información”, agregó el vicepresidente de marketing de Watson.

Este punto, el del manejo de la información, es particularmente importante en el rubro médico, donde el volumen de datos disponibles se duplica cada cinco años. A esta velocidad, se estima que para 2020 los médicos se enfrentarán a 200 veces más información de la que son capaces de procesar, por lo que una solución tecnológica que pueda administrarla será más que necesaria.
No somos expertos en cáncer, pero trabajamos con institutos especializados que sí lo son. Ellos ponen la sabiduría y la historia, nosotros ponemos la tecnología y parte de la información”, dijo Steve Gold, vicepresidente de Marketing de Watson

“Los oncólogos con los que trabajamos son mejores y tengo plena confianza en que Watson lo hará bien”, indicó Gold.

Para hacer frente a este aumento de la información disponible y su manejo, los de IBM también ofrecen la solución. El vicepresidente de marketing de Watson explicó: “Vendemos sistemas y convencemos a los clientes de que los actualicen. Nosotros trabajamos detrás de cámaras para alimentar constantemente la información y, de la manera en que trabaja Watson hoy, el sistema puede seguir aprendiendo. Nosotros lo entrenamos, se lo damos a los clientes y lo actualizamos. Se podrá hacer todo en poco tiempo”.

Evitan crímenes por Twitter


Las soluciones de Big Data son tantas como las que requiera la industria y en algunos países ya las están usando para evitar crímenes mediante herramientas diseñadas especialmente para la policía.

En Nueva York, por ejemplo, los agentes solo tienen que ingresar los datos de un delincuente en el sistema para saber exactamente con quién están tratando: qué delitos cometió, cuándo estuvo preso y cuáles son sus últimos registros.

En otros países se está usando el monitoreo de sitios web para evitar protestas: se analizan los comentarios de los agitadores sociales y cuando se entiende que realizarán una marcha, disponen de un refuerzo policial antes de que suceda y no tienen que lamentarlo después.

También los hospitales pueden aprovechar el análisis de lo que circula en las redes sociales. Por ejemplo, pueden hacer uso de una aplicación que sigue los comentarios de la gente sobre gripe en determinados lugares y esta le indica al sanatorio qué flujo de personas puede prever que visitará al médico en las siguientes horas.

No más encuestas


Los ejecutivos de IBM aseguran que en el futuro próximo no se necesitarán encuestas para poder medir la satisfacción de los clientes con determinados productos. De hecho, ahora se realizan estudios de este tipo a través de las redes sociales para medir la percepción sobre anuncios publicitarios y productos comerciales.

O la afinidad política, algo que actualmente se está midiendo en tiempo real en el sitio politics.twittersentiment.org, que traduce en un índice de sentimientos los tuits sobre Barack Obama y Mitt Romney, tras la elección del martes en Estados Unidos.

Alguien dedicado a la metodología de la información podría objetar que los comentarios en redes sociales no suelen ser representativos porque son propios de determinada población (sexo, edad, nivel socioeconómico e intereses, entre otras cosas), pero los desarrolladores de IBM también tienen una respuesta para eso.

“Justamente, el trabajo de modelo de datos consiste en eso, en elaborar un modelo estadístico”, indicó a El Observador Leonardo González Barceló, jefe de ventas de almacenamiento de datos y manejo de la información para América Latina. Y agregó otro comentario al respecto: “Todo se toma en cuenta, todo”.

 


¿Qué es Big Data?


El término acuñado por IBM se refiere a la cantidad de datos disponibles en el mundo provenientes de textos, señales de teléfono o GPS, registros de transacciones comerciales, comentarios en redes sociales, fotos o sensores, por mencionar algunos ejemplos. Son datos muy variados que se generan a mucha velocidad y en gran volumen (terabytes de información). La empresa propone aprovecharlos para hacer negocios.


Acerca del autor

Comentarios