El WiFi gratis puede salir caro

Siete reglas de seguridad para que los cibercriminales no se aprovechen de sus datos

Todos hemos pasado por lo mismo: estar de vacaciones, una mudanza reciente o quedarse en casa de un amigo y no tener wifi. Echa un vistazo rápido a la lista de redes más cercanas y resulta que hay cuatro o cinco redes wifi, y mejor aún, sin contraseña. Pero estos anzuelos responden al viejo refrán: "cuando la limosna es grande...". Es posible que ese wifi gratis te salga bastante caro.

Algunos expertos en seguridad, como los de la firma Kaspersky Lab, alertan que los usuarios deben tener cuidado cuando se trate de wifi “gratis” ya que los ciberdelincuentes suelen instalar estas conexiones con el objetivo de robar credenciales de usuarios. Esto suele suceder en sitios muy frecuentados, como cafeterías, centros comerciales o parques públicos cercanos al centro de la ciudad, y no hay forma de saber si una red wifi llamada “Casa de Susana” es en realidad de Susana o de ciberdelincuentes.

Además, si ha podido acceder a una red sin contraseña, debe tener en cuenta que la seguridad no es algo importante para su propietario. Es decir, que si ha podido hacerlo usted, cualquiera puede hacer lo mismo. Es más, si el propietario de la red wifi tiene algún tipo de infección en su sistema, puede llegar a su dispositivo, así que más vale que su solución de seguridad sea buena.

“Lo recomendable es usar una conexión de red privada virtual o VPN con un buen cifrado para proteger los datos en su smartphone, tableta o computadora portátil mientras se conecta a redes públicas e instalar un software de seguridad en cada dispositivo para tener una protección robusta al navegar por Internet”, comenta Dmitry Bestuzhev, director del Equipo de Investigación y Análisis para Kaspersky Lab América Latina.

¿Qué hacer entonces?

1. No confíe nunca en redes WiFi que no requieran contraseña. Los cibercriminales suelen crear estas redes o simplemente estar conectados a las mismas para de una forma u otra acceder a sus datos personales.

2. Las redes que piden contraseñas tampoco son del todo fiables, especialmente cuando manejan el cifrado WEP o WPA. Un cibercriminal puede obtener fácilmente la contraseña de una cafetería o de un centro comercial y crear un punto de acceso a una falsa red con el mismo nombre o sencillamente, una vez conectado a la red protegida con una contraseña, instalar un sistema de escucha e intercepción de todo el tráfico de navegación de los usuarios de esa red.

3. Desconecte el WiFi cuando no lo esté usando. Esta medida lo protegerá cuando use la conexión por cable y su computadora, sin su consentimiento, intente conectarse a una red cualquiera. Compruebe que su dispositivo no tenga activada la opción de conectarse automáticamente a una red desconocida. Si la tiene, desactívela. Esta medida también lo protege de los métodos de rastreo que usan algunas organizaciones.

4. Al utilizar una red WiFi pública no abra su cuenta bancaria o cualquier otro servicio importante, al menos que esté conectado a través de una red privada virtual (VPN). Opte por utilizar su conexión de internet móvil a través del paquete de datos.

5. HTTPS solamente. Muchas páginas web son compatibles con https, que cifra todo lo que se envía y recibe de la página web. Algunos ejemplos son: Google, Wikipedia y Facebook. Si puede, active esta opción para todos los servicios más importantes. Una forma sencilla de hacerlo, es utilizando un complemento especial para el navegador que de forma automática intentaría a establecer las conexiones https por defecto.

6. Plantéese el uso de una red privada virtual (VPN). Se trata de un buen método para proteger sus datos, ya que el servicio VPN cifra todo lo que envía.

7. ¡Instale una buena solución de seguridad!


Fuente: Infotechnology