El virus Wannacry llegó a Uruguay tarde y con un impacto marginal

La agencia del gobierno electrónico contabilizó menos de diez casos
El virus informático Wannacry, que generó algún que otro dolor de cabeza en más de 150 países, llegó tarde a Uruguay y provocó un efecto marginal. En la tarde de ayer lunes el Centro de Respuesta a Incidentes de Seguridad Informática del Uruguay (CERTuy) había contabilizado menos de diez casos "aislados" del ciberataque que no llegaron a provocar ninguna reacción en cadena, dijo a El Observador el director del área de Seguridad Informática de Agesic (agencia del gobierno electrónico), Santiago Paz.

"Hasta el momento solo se han reportado casos aislados en el país. El CERTuy no ha recibido reportes de incidentes masivos. Más allá de ello se comunicaron las medidas de contención y mitigación a los responsables técnicos del Estado y se emitieron las recomendaciones en forma pública", señaló la Agesic en un comunicado.

A diferencia de España o el Reino Unido, donde el virus afectó a una compañía telefónica o a los servicios de salud públicos, respectivamente, en Uruguay no hubo infraestructura crítica afectada ni en el ámbito público ni en la esfera privada.

El hecho de que el virus se disparara primero en otras partes permitió que los diferentes agentes que trabajan en seguridad informática en Uruguay tomaran las precauciones del caso con actualizaciones y "parches" tanto en los sistemas operativos como en los programas de antivirus, explicó Paz.

De todas maneras, los expertos en seguridad informática que trabajan para el gobierno se han mantenido en comunicación constante con otros centros de respuesta nacionales e internacionales, así como también con operadores de sectores críticos tanto públicos como privados.

"Se mantiene alerta y monitoreando la actividad, por lo que se solicita que cualquier irregularidad detectada sea informada cert@cert.uy", afirmó el comunicado.

Paz advirtió que este virus "ransomware" (de "ransom", rescate en inglés, y "ware" por "software", programa informático en inglés) no es una novedad y que ya ha sido utilizado extensivamente. Sin embargo, el carácter global de la ofensiva generó una alerta sin precedentes.

"Nunca habíamos visto nada así", dijo el domingo 14 el director de Europol, Rob Wainwright, en una entrevista la cadena de televisión británica ITV.

El virus bloqueó archivos de los usuarios y les pidió una suma de dinero en bitcoins -una moneda virtual difícil de rastrear- para recuperar el acceso. Los expertos recomiendan no hacer el pago, pues no hay nada que asegure que eso permitirá recobrar el ingreso al sistema.

Acusaciones

Además de afectar la tarea de cientos de miles de computadoras, el ataque tuvo consecuencias políticas. Tras estar en el ojo de la tormenta bajo acusaciones de haber influido en la elección estadounidense, Rusia se desmarcó del incidente y señaló a Estados Unidos.

"Esto no tiene nada que ver con Rusia", dijo en Pekín el presidente ruso Vladimir Putin según reportó AFP. "Microsoft lo dijo directamente, que la fuente del virus eran los servicios de inteligencia de Estados Unidos", añadió el mandatario ruso.

Putin aludió a un artículo publicado el domingo 14 por el presidente y director jurídico de Microsoft, Brad Smith, en el que se hacía eco de la acusación de que el ataque se produjo porque la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos desarrolló una manera de penetrar en los sistemas operativos Windows que acabó en manos de los piratas.

"El año pasado, propusimos a nuestros socios estadounidenses trabajar juntos sobre temas de cibersegurdiad, e incluso cerrar acuerdos intergubernamentales apropiados al respecto, pero nuestra propuesta fue rechazada", dijo el presidente ruso.

Impacto en Asia

El temor se centró ayer en Asia, donde el viernes 12, a la hora en que se produjo el ataque, la actividad económica de la jornada había ya acabado.

Cientos de miles de ordenadores chinos, en 30.000 instituciones, entre ellas ministerios, hospitales, universidades, y cajeros automáticos, habían sido infectados por el virus, informó el domingo 14 por la noche la empresa de seguridad informática china Qihoo 360.

En Japón, el conglomerado Hitachi señaló por su parte que sus redes informáticas se habían vuelto "inestables", lo que perturbaba el funcionamiento de sus mensajerías electrónicas pero sin afectar a la producción, explicó un portavoz del grupo. Unos 2.000 ordenadores pertenecientes a 600 empresas y organizaciones resultaron afectados en ese país, según cifras de las autoridades encargadas de gestionar la situación reproducida por la prensa japonesa.


Populares de la sección