El teléfono Motorola más multicolor

La compañía de Google lanzará en agosto Moto X, un smartphone poderoso que se podrá personalizar
Un logo moderno y colorido, que mantiene la clásica M pero se deshace de las letras mayúsculas, es solo el comienzo de una nueva etapa para Motorola, adquirida por Google en 2011.

Desde hace ya un tiempo necesita refrescarse para competir con los líderes indiscutidos del mercado, Apple y Samsung. Para eso lanzará el mes próximo su nuevo buque insignia. Moto X competirá directamente con el iPhone 5 y el Samsung Galaxy S4, aunque seguramente intente posicionarse como un teléfono de alta gama económico.

La campaña publicitaria lanzada el 3 de julio, un día antes de los festejos de la independencia estadounidense, hace hincapié en el hecho de que este nuevo smartphone será ensamblado en Estados Unidos. De hecho, será el primero de los 130 millones de celulares que circulan hoy en ese país en ser fabricado allí, concretamente en Texas, anunció la compañía en mayo.

Apuesta al hardware


“Diseñado por ti” es otra de las promesas de la campaña publicitaria, una frase que ha despertado especulaciones de toda índole.

Mientras algunos sitios especializados se preguntan si de verdad será posible personalizar especificaciones del teléfono, como la cámara o la memoria, la mayoría apuesta a la posibilidad de cambiar el diseño externo del teléfono.

Se espera que Moto X esté disponible en unos 12 colores y que a las carcasas se les puedan agregar grabados, por ejemplo. Incluso se comenta que será posible elegir el color de la parte trasera del equipo y enviar una imagen antes de comprarlo para que sea incluido como fondo de pantalla por defecto.
Moto X sabrá cuándo está en tu bolsillo y cuándo está en tu mano, sabrá cuándo querés tomar una foto y encender las cámaras”, dijo el CEO de Motorola Dennis Woodside

En cuanto a las especificaciones técnicas, se cree que podría contar con una pantalla OLED de 4,7 pulgadas, 2 GB de memoria RAM, 16, 32 y 64 GB de memoria interna y conectividad LTE. También se rumorea que correrá con la última versión del sistema operativo de Google, Android 4.2.2 Jelly Bean, aunque personalizado para el teléfono, que se espera cueste unos US$ 600 sin contrato en Estados Unidos.

La impronta de Google se refleja además en uno de los aspectos de Moto X adelantado por Dennis Woodside, CEO de Motorola. Según recoge el sitio The Verge, el nuevo smartphone “sabrá cuándo está en tu bolsillo y cuándo está en tu mano, sabrá cuándo querés tomar una foto y encender las cámaras”.

Así, el teléfono propondrá diferentes interacciones dependiendo de si el usuario está manejando, por ejemplo. También será capaz de aprender los hábitos de su dueño, algo que recuerda mucho al servicio Google Now.

De esta forma, el gigante de internet parece seguir apostando fuerte al hardware, aunque no se confía solo en su capacidad para hacer buenos productos. También invertirá US$ 500 millones en marketing, según publicó esta semana The Wall Street Journal.

En un mercado de teléfonos inteligentes que parece saturado, Google vio una oportunidad y saldrá a competir. Ahora, mientras las grandes empresas siguen peleando por la hegemonía, el usuario se beneficiará con una oferta más multicolor.

Acerca del autor

Comentarios