El soltero más codiciado tiene perfil en Tinder

Se llama Sudán, tiene 42 años y es famoso... y es el último rinoceronte blanco del norte

El "soltero más codiciado del reino animal" tiene perfil en Tinder. Se trata de Sudán, tiene 42 años y es famoso. Es el último rinoceronte blanco del norte.

La organización OlPejetaConservancy, que protege especies amenazadas, se asoció con Tinder, la app de citas, y lanzó una campaña mundial de concientización sobre Sudán. El objetivo es recaudar 9 millones de dólares para salvarlo de la extinción.

Sudán vive en una reserva de Kenia junto a dos rinocerontes hembra, Najin y Fatu, pero no lograron reproducirse en forma natural por diversos motivos, entre ellos la edad. La organización aspira a emparejarlo con alguna de las 17 mil rinocerontes hembras que viven en el mundo y proceder con una técnica de reproducción asistida.

Si un usuario decide darle like a Sudán, se abre un chat con información sobre la conservación de la especie y un link para realizar donaciones.

"Vamos a darle la posibilidad de encontrar su pareja ideal", explicó Matt David, director de Comunicaciones y Marketing de Tinder. Y agregó: "No me sorprendería que el Sr. Sudán fuera uno de los usuarios que obtenga más swipes a la derecha".

sudan tinder.jpg

Richard Vigne, CEO de OlPejetaConservancy, dijo que "esta es la última opción para salvar la especie después de que todos los intentos de reproducción anteriores fallaran". Y señaló que "salvar a los rinocerontes blancos es crucial si queremos, en algún momento, volver a introducirlos en el África Central".

Los exámenes determinaron que las dos hembras no pueden reproducirse de forma natural: Fatu, la más joven, tiene lesiones degenerativas en el útero mientras que su madre, Najin, tiene las patas traseras muy débiles, lo que dificulta que pueda ser montada y podría causarle complicaciones durante el embarazo. Los veterinarios también detectaron algunos problemas en los espermatozoides del macho.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, un comité de expertos trazó un nuevo plan: combinar óvulos y esperma en el laboratorio para crear embriones que puedan gestarse en otras variantes de rinocerontes.

De hecho, el esperma de Sudán ya ha sido congelado en un banco de semen de manera que, aunque falleciera, se pudiera usar para engendrar nuevos ejemplares.