El salón IFA de Berlín, bajo la sombra de Apple

El evento tecnológico en Alemania se podría ver eclipsado por el lanzamiento del nuevo iPhone, que se llevará a cabo en Estados Unidos
El salón IFA de Berlín, gran cita europea de la industria electrónica, se celebrará este año bajo la sombra de Apple, que no participará pero prevé un acto paralelo que amenaza con eclipsar las presentaciones de teléfonos y relojes inteligentes en la capital alemana.

Apple, que tradicionalmente no participa en la IFA, ha previsto una conferencia el 9 de setiembre, justo en medio del salón berlinés, que tendrá lugar del 5 al 10 de setiembre. La mayoría de los observadores espera anuncios importantes de la firma con sede en California.

La empresa norteamericana podría presentar un iPhone 6 dotado de una pantalla más grande, para posicionarse en el segmento de los phablets, teléfonos de gran formato a medio camino entre el smartphone y la tableta, y muy populares en Asia. La compañía de Cupertino podría lanzarse también en el segmento de los relojes inteligentes.

Por eso, sus competidores tienen mucha prisa por presentar rápido sus novedades, empezando por el grupo surcoreano Samsung, que quiere dominar en los segmentos de los phablets y los relojes inteligentes, los smartwatches.

Un desafío para Samsung


Samsung, el gran rival de Apple, podría presentar el mismo miércoles una nueva versión de su teléfono gigante, el Galaxy Note 4. En 2011, la surcoreana eligió la cita berlinesa para presentar la primera versión de su teléfono con una pantalla de más de 13 centímetros. Este phablet, muy apreciado por los adictos a los videojuegos, ha creado un nuevo segmento en el que se ha lanzado la competencia.

"Ahora, todos los fabricantes, incluso los chinos, tienen un phablet en su catálogo", explica Annette Zimmermann, analista del gabinete especializado Gartner.

El grupo japonés Sony irá a Berlín con su nuevo teléfono Xperia Z3. Motorola, adquirido recientemente por el grupo chino Lenovo, presentará también un nuevo modelo.

Pero donde se espera la competición más intensa es en el mercado de los relojes conectados. Los rumores sobre una entrada de Apple en este sector han llevado a Samsung y a su compatriota LG a desvelar la semana pasada los primeros detalles de sus nuevos smartwatches, que constan de conexiones 3G, Bluetooth y WiFi, una función teléfono, calendario y previsiones meteorológicas. Según Annette Zimmermann, esto "demuestra que hay un cierto nerviosismo" en este sector.

Samsung, la empresa pionera en este segmento, lanzó el reloj inteligente, el Galaxy Gear, el año pasado en la capital alemana.

"Los márgenes están bajo fuerte presión en el mercado de los teléfonos móviles. Aparte de Apple, que domina el segmento premium, los fabricantes apenas están generando beneficios", afirma Ian Fogg, analista del gabinete IHS. Y agrega: "El reloj conectado es una forma de volver a crear beneficios, lanzando un compañero muy rentable del smartphone allí donde antes no había todavía mercado".

Imaginando la casa del futuro


Pero tal y como apunta Annette Zimmermann, además de los phablets y los relojes conectados habrá "muchas más cosas" en el IFA de Berlín.

Los televisores ultra-HD han mejorado su calidad de imagen, pasando de 4.000 a 8.000 píxeles. No sólo se venden con pantalla plana, sino también curvada, para hacerle la competencia al cine.

Los visitantes (se esperan 240.000) podrán recorrer los 149.500 m2 del salón, ocupados por más de 1.500 expositores, para descubrir los numerosos objetos conectados de la casa del futuro (superficies táctiles, cámaras de videovigilancia, etc).

"Muchas grandes empresas como Intel, Apple o Google empiezan a invertir. Este mercado está muy cerca de eclosionar, y sólo le falta un gran éxito comercial", según Annette Zimmermann. Samsung ofrecerá el viernes una conferencia sobre la casa del futuro.

Populares de la sección

Comentarios