El puñal de Tutankamón era extraterrestre

Científicos revelaron que el hierro provino de un meteorito

Tutankamón sigue sorprendiendo a los amantes de la egiptología. Un grupo de investigadores reveló que el hierro de uno de los dos puñales encontrados junto a su tumba llegó directamente del espacio o, lo que es lo mismo, en un meteorito. En cierta forma, los antiguos egipcios ya lo habían escrito: un antiguo papiro cuenta de "un hierro llovido del cielo".

Los científicos publicaron un artículo en la revista Meteoritics and Planetary Science en el que confirman la composición del hierro en porcentajes distintos de níquel y cobalto al hierro de fundición: 10% y 0,6%, respectivamente. El equipo aplicó la técnica de la fluorescencia a rayos X. El hierro extraído de una cantera no supera el 4% de níquel.

Los meteoritos de hierro están en su mayoría compuestos de hierro y níquel, con cantidades menores de cobalto, fósforo, azufre y carbono.

puñal tutankamón.jpg

El puñal del faraón –que reinó desde 1336 a 1327 a C– mide 35 centímetros y no estaba oxidado cuando fue encontrado escondido entre los vendajes de la momia en 1922. La pieza fue cuidadosamente trabajada y presenta un mango de oro. Se completa con una funda de oro adornada con un estampado de flores de lirio en un lado y plumas en el otro lado, rematada con una cabeza de un chacal. La pieza está en exhibición en el Museo Egipcio de El Cairo.

Según explicó Francesco Porcelli, profesor de Física del Politécnico de Turín, y consigna el diario ABC, "los objetos egipcios de hierros eran poquísimos; no habían desarrollado la metalurgia del hierro y no tenían minas". Por tal motivo, los egipcios consideraban al hierro más valioso que el oro.