El primer pelotazo del Mundial será un "milagro" de la robótica

Un grupo de 156 científicos trabajó durante 30 años para desarrollar este invento que inaugurará la Copa FIFA. Se trata un exoesqueleto que le permitirá a un parapléjico pararse y dar la patada inicial


Todavía no se sabe quién será el responsable de dar el puntapié inicial a la Brazuca, la pelota oficial del Mundial, el día del partido inaugural entre Brasil y Croacia, el 12 de junio en San Pablo, pero sí que será una persona parapléjica. Durante unos minutos, podrá abandonar su silla de ruedas para caminar de nuevo en medio del estadio Arena Corinthians gracias a un exoesqueleto creado por un equipo de 156 científicos de todo el mundo, dirigido por el doctor brasileño Miguel Nicolelis.

"Es la primera vez que un exoesqueleto es controlado por la actividad cerebral y ofrece un feedback a los pacientes", dijo Nicolelis, con esa mezcla de cansancio y excitación que produce la recta final de un trabajo de 30 años, innumerables pruebas clínicas y más de 200 publicaciones científicas previas.

El doctor brasileño, profesor en la universidad estadounidense de Duke, en Carolina del Norte, comenzó su camino para devolver la movilidad a pacientes con la médula totalmente dañada en 1984, cuando realizó su tesis doctoral sobre las conexiones neuronales que inciden en el control de los movimientos.
Hacer una demostración en un estadio es algo que está muy fuera de la rutina para la robótica. Nunca antes ocurrió", dijo el investigador brasileño Miguel Nicolelis

En aquel momento no podía imaginar que sus investigaciones serían presentadas un día en un campo de fútbol y menos en la inauguración de un Mundial en su propio país. "Hacer una demostración en un estadio es algo que está muy fuera de la rutina para la robótica. Nunca antes ocurrió", ahondó desde su laboratorio.

El exoesqueleto que portará el paciente elegido para la demostración funciona obedeciendo las órdenes motoras de su propio cerebro. Esas instrucciones son las responsables de que sus piernas, inertes por una lesión total de la médula espinal, puedan volver a caminar. Luego, una serie de circuitos electrónicos situados en los "pies" de la estructura permitirán que el paciente reciba un retorno sensitivo a través de una "piel artificial" instalada en su brazo.

Así, la persona parapléjica logrará no solo caminar, sino que podrá sentirlo y en este caso, incluso patear una pelota.

"La idea viene de 2002, cuando empezamos a construir artefactos robóticos con el objetivo de armar un exoesqueleto. A comienzos de 2009, después de que supe que Brasil iba a organizar la Copa del Mundo, me pidieron ideas para mostrar un Brasil diferente del que se conoce fuera de aquí. Entonces sugerí la posibilidad de hacer una demostración científica para enseñar que Brasil está invirtiendo (en la ciencia) y tiene potencial humano para hacer cosas más allá del fútbol", explicó Nicolelis.

Las exitosas pruebas


Desde que desembarcó a finales de marzo en San Pablo para ultimar los detalles de la presentación, Nicolelis reconoció que ni él ni el grupo de casi 40 personas que están trabajando en la etapa final del proyecto han casi salido del laboratorio.

Lo que es seguro es que ninguno de ellos olvidará el 29 de abril, cuando el primer paciente seleccionado para el estudio consiguió dar los primeros pasos con el "BRA-Santos Dumont", el nombre con el que ha sido bautizado el exoesqueleto.

En los días siguientes, también lo lograron los otros siete pacientes que participan en el proyecto Andar de Nuevo, todos parapléjicos, pertenecientes a la asociación local de discapacitados Associação de Assistência à Criança Deficiente (AACD), y de entre 20 y 40 años de edad.

La identidad del elegido para la multitudinaria demostración es un secreto cuidadosamente guardado por el equipo. "Éste es un gesto simbólico que va a permitir que 30 años de trabajo tengan un minuto para ser mostrados al mundo de manera optimista, con esperanza para las personas. Vamos a realizar una hazaña: llevar la ciencia a un campo de fútbol", puntualizó.

Comentarios