El presente y futuro del guante tecnológico sanducero

Tres adolescentes de Paysandú ganaron un premio en Estados Unidos al crear un dispositivo capaz de traducir al lenguaje escrito en una computadora los gestos que realice una persona. Esta es su historia


Una tesis, un dispositivo tecnológico y la sensibilidad hacia las personas sordas: estas tres condiciones fueron conjugadas por tres estudiantes del Instituto Tecnológico Superior de Paysandú, quienes crearon el GloveTech, un guante capaz de traducir el lenguaje de señas a palabra escrita en una computadora. Pero también los creadores trabajan en desarrollar el camino opuesto: del lenguaje oral al sistema gestual. El invento fue premiado en la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería Intel-ISEF, realizada hace dos semanas en Phoenix, EEUU.

Bruno Rodríguez, orientador del proyecto, dijo a #Cromo que la idea también se pensó porque el problema de comunicación no es solo de quienes tienen la discapacidad auditiva, sino “también de nosotros”.

Creado por Facundo Genoud (18), Luciano Thoma (18) y Francisco Lanterna (19) durante siete meses, el guante funciona con sensores flexibles, los cuales se utilizan generalmente para diseñar videojuegos. Los movimientos son registrados por un acelerómetro, instrumento que los capta y mide en el espacio, por lo que sabe la posición en que está la mano y los ejes. También consta de un módulo Bluetooth, que se encarga de la comunicación inalámbrica y permite que la persona no esté “atada” a la computadora.
Queda el trabajo de contar esta experiencia a las generaciones que continúan”, señaló Francisco, uno de los autores del proyecto

Además, crearon un sistema de calibración para que, antes de utilizarlo, el guante se adapte a la mano del usuario.

La segunda parte del proyecto consistió en la elaboración del software. Los estudiantes lo realizaron “desde cero”, contaron.

Una de las características que tiene GloveTech es que permite que se le agreguen, modifiquen y eliminen señas. Esto hace que el guante se adecue a las necesidades y deseos de cada persona. El producto permite, también, traducir en voz los gestos que hace una persona con el guante.

Los reconocimientos


Uno de los premios que consiguieron en Estados Unidos incluía US$ 1.000, con el objetivo de que siguieran invirtiendo y mejorando el trabajo.

Y ya tienen ideas para lograrlo. Una es que la persona oyente le hable a la computadora, la cual interpretará lo que esos individuos digan y reproducirá imágenes con videos pregrabados en la pantalla.

Asimismo, en esta instancia pretenden “reducir la electrónica” e implementar una vincha capaz de reconocer las ondas cerebrales y captar más gestos de la persona.

En la categoría que competían había más de 100 premios y solamente ocho fueron para el exterior. Dos terminaron en Uruguay.

Para la exposición del proyecto, “sabíamos que el estadounidense valora el trabajo individual”, contó Francisco. Por eso “adaptamos el trabajo en una sola persona”, agregó.

Fue Luciano Thoma quien, según contaron sus compañeros, tenía mejor nivel de inglés para explicar el invento. Y fue él quien obtuvo una beca para cursar estudios en la Universidad de West Virginia, equivalente a US$ 50 mil.

De todas formas, lo que más valoraron tanto Francisco como los profesores fue el mensaje que se transmite para los nuevos alumnos. “Queda el trabajo de contar esta experiencia a las generaciones que continúan”, señaló Francisco. “Esto ya enciende una lucecita para el resto”, agregó Rodríguez.

Apoyo a la comunidad científica


El tutor y profesor del instituto dijo a #Cromo que “nadie se acercó” a apoyar económicamente el proyecto. “No hay alguien que llegue y diga que un grupo de sordos lo puede usar”, enfatizó Rodríguez.

En el área de las TIC, Uruguay ha vivido un crecimiento constante y pujante en los últimos años. De acuerdo a la última encuesta de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de Información (CUTI), el país registró un incremento de la industria del 22% en 2011.

Las exportaciones uruguayas, a su vez, llegaron a ser de US$ 266 millones. Así, cada vez más va sumando su porcentaje en el Producto Interno Bruto (PIB). Hoy ya representa el 2%, según CUTI.

De mantenerse el crecimiento del 20% anual de las TIC, para 2020 la CUTI prevé que Uruguay llegará a exportar US$ 1.000 millones en el rubro.

“Eso quiere decir que tengo genios trabajando. ¡Vamos a explotar a esos genios! Vamos a sacarles provecho a esas personas que trabajan con la cabeza”, señaló a #Cromo Raquel Peralta, gestora de la Feria de Ciencia y Tecnología que se desarrolla en Paysandú.

Peralta opinó: “Recién estamos dando los frutos para que digan que tenemos que ponernos las pilas. Falta gente que realmente se comprometa y diga: ‘Vamos a apostar’”.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios