El Polo Norte está 2 grados más caliente de lo normal

El hielo se congela de nuevo después de alcanzar su mínimo de setiembre, pero no lo está haciendo tan rápido como de costumbre

Los políticos en Estados Unidos están atentos al caos en Washington en el momento. Sin embargo, algunas personas en la comunidad científica están atentos al caos en otro lugar: el Ártico

Actualmente es noche polar en esa zona - el sol no sale en gran parte del Ártico. Es entonces cuando se supone que el Ártico se vuelve súper frío, cuando el hielo marino que cubre el vasto Océano Ártico se supone que debe crecer y engrosarse.

Pero en la segunda mitad de 2016 -que ha sido un año estrafalario para la región, con varios registros que establecen récords mensuales mínimos de la extensión de hielo- este proceso se salió de su curso. El Ártico está súper caliente y una amplia masa de aire frío polar se desplaza hacia Siberia.

Al mismo tiempo, uno de los indicadores clave del estado del Ártico -la extensión del hielo marino que cubre el océano polar- disminuyó a un tamaño récord. El hielo se congela de nuevo, como siempre lo hace en esta época del año después de alcanzar su mínimo de setiembre, pero no lo está haciendo tan rápido como de costumbre.

De hecho, el área del hielo es aún más pequeña de lo que era durante el registro más bajo en 2012.

Los observadores en Twitter expertos en el Ártico están aturdidos. Zack Labe, un estudiante de doctorado de la Universidad de California en Irvine, que estudia el Ártico, tuiteó una imagen el miércoles desde el Instituto Meteorológico de Dinamarca que muestra que las temperaturas del Ártico están cerca de 2 grados centígrados más altas que lo normal.

"La temperatura actual del #Artico continúa moviéndose en la dirección equivocada... Hacia arriba. ¡Un pico anómalo!", escribió Labe.

"A pesar de la aparición de la #NochePolar, las temperaturas cerca del #PoloNorte aumentan, situación extraordinaria ahora en el #Arctico, con bajo #hielomaritimo", agregó Daniel Swain, un científico climático de la UCLA.

Este es el segundo año consecutivo en el que las temperaturas en el entorno del Polo Norte han aumentado a niveles extrañamente cálidos. Durante los últimos días de 2015, la temperatura cerca del Polo se disparó hasta el punto de fusión gracias a una masiva tormenta que bombeaba aire caliente en la región.

Entonces, ¿qué está pasando?

"Son cerca de 2 grados más de lo normal en la mayor parte de la Océano Ártico, junto con anomalías frías de aproximadamente la misma magnitud sobre el centro-norte de Asia", dijo Jennifer Francis, una especialista del Ártico de la Universidad Rutgers, por correo electrónico el miércoles.

"El calor del Ártico es el resultado de una combinación del récord más bajo de extensión del hielo marino para esta época del año, el hielo probablemente muy delgado, y un montón de aire caliente y húmedo de latitudes más bajas siendo impulsado hacia el norte por una corriente en chorro muy ondulada". Francis ha publicado investigaciones que sugieren que la corriente en chorro, que viaja de oeste a este en el hemisferio norte en las latitudes medias, es cada vez más ondulada y alargada mientras el Ártico se calienta más rápido que el Ecuador.

Toda la situación es bastante extrema, concordaron varios expertos.

"Tanto la persistencia y magnitud de estas anomalías de la temperatura son bastante inusuales", añadió Labe por correo electrónico.

Richard James, un meteorólogo que escribe en un blog sobre el clima de Alaska, analizó 19 estaciones meteorológicas que rodean el Océano Ártico y encontró que la temperatura promedio estuvo unos 2 grados centígrados por encima del récord establecido en 1998.

Desde noviembre, las temperaturas han aumentado aún más. "Es sorprendente ver que el calor se ha vuelto aún más pronunciado desde finales de octubre", James escribió en su blog.

Mark Serreze, que dirige el Centro Nacional de Hielo y Nieve en Boulder, Colorado, está de acuerdo en que hay algo extraño. No solo están las temperaturas del aire inusualmente cálidas, la temperatura del agua también aumentó.

Lo que sucede, explica, es una especie de "doble golpe". Por un lado, hay un "océano subyacente muy caliente" debido a la falta de formación de hielo por encima del mar. Pero, al mismo tiempo, torceduras en la corriente en chorro han permitido que el aire caliente fluya hacia el norte y el aire ártico gélido a descender sobre Siberia.

"El hielo marino se encuentra en un mínimo histórico en este momento, para esta época del año, eso es grande" dijo Serreze. "Hay mucho calor en la parte superior del océano en estas áreas libres de hielo, el hielo no se puede formar en este momento. El océano se deshizo de este calor de alguna manera, y está pasándola mal por eso".

El tiempo en el Ártico puede cambiar con rapidez. Las temperaturas podrían enfriar y el hielo podría recuperarse. Sin embargo, el registro más bajo de la extensión del hielo marino y el calor sin precedentes en la región encajan bien con las tendencias recientes y auguran cambios aún más profundos en los próximos años.
Fuente: Chris Mooney y Jason Samenow (The Washington Post)