El pingüino emperador no está en peligro, pero lo estará

Así lo advierte un nuevo estudio, que prevé que esta especie que habita en la Antártida se reducirá debido al calentamiento global
El hielo marino sobre el cual los pingüinos emperadores se reprodcuen es cada vez menos seguro debido al calentamiento global, principal causa por la cual la población de esta especie en la Antártida se reducirá en al menos un quinto al 2100, según un estudio publicado el domingo.

El informe insta a los gobiernos a poner a estas aves en la lista de animales en peligro, aun cuando la población, que actualmente es de 600.000 en las 45 colonias conocidas, subiría levemente al 2050 para después bajar.

El estudio es el primero que presenta un panorama de largo plazo para la especie de pingüinos de mayor tamaño de la Antártida y que pueden llegar a medir 1,2 metros de altura.

La población en la mayoría de los 18 especies de pingüinos está cayendo, según una Lista Roja de expertos en conservación.

Ni mucho ni poco hielo


Pese al aumento en las temperaturas globales, el hielo marino alrededor de la Antártida se ha expandido en los inviernos recientes. El pingüino emperador, que se reproduce sobre el hielo marino, es vulnerable a esos cambios. Demasiado hielo implica que las hembras, que pueden viajar 100 kilómetros al mar para pescar, deban desplazarse aún más. Por el contrario, muy poco hielo podría provocar olas que separarían a las colonias en primavera.

Según Phil Trathan, experto del British Antarctic Survey, no está claro si los animales podrían adaptarse a vivir en tierra o en zonas más altas.

Los ambientalistas instaron a los gobiernos a aprobar las propuestas de reservas marinas en el Mar de Ross y frente al este de la Antártida -propuestas a las que Rusia se opone hasta ahora- para proteger a la fauna silvestre.

"Las reservas marinas son una de las mejores formas de protección para los pingüinos", dijo Andrea Kavanagh, de Pew Charitable Trusts, organización benéfica sin fines de lucro.

Acerca del autor

Comentarios