El niño rico que le dijo "no" a Facebook

Evan Spiegel, cofundador y CEO de la aplicación Snapchat, tiene un justificado motivo para haber rechazado la oferta de US$ 3.000 millones
Para ser una startup que rechaza una oferta de compra de US$ 3.000 millones por parte del gigante Facebook, además de estar seguro de uno mismo, es necesario tener respaldo. Un respaldo monetario, sobre todo.

Eso fue lo que sucedió con Snapchat, la aplicación de mensajería en donde los contenidos que se comparten desaparecen luego de unos segundos. Pero además de estar confiados en sus propias capacidades para seguir creciendo sin el apoyo de Facebook, en el caso de Evan Spiegel, el joven de 23 años que cocreó y dirige la app del fantasma, existe otra razón para haber rechazado este mes la oferta de ganar tanto dinero de una sola vez: Spiegel ya tiene el dinero.

El CEO de Snapchat nació en una famliia que ha tenido una exitosa carrera vinculada a las leyes. La madre fue la mujer más joven en graduarse de la prestigiosa Harvard Law School. Ejerció como socia en una firma de abogados hasta que decidió transformarse en ama de casa, cuando Spiegel era pequeño. Su padre es socio en otro bufete, trabajo que le permite mantener una gran mansión valuada en US$ 4,6 millones, ubicada en un barrio de clase alta en Los Ángeles, según informó el sitio de tecnología CNET.

Spiegel estudió Diseño de Producto en la Universidad de Stanford y fue durante su etapa de estudiante cuando, acompañado de Bobby Murphy, empezó a dar forma a lo que más tarde sería Snapchat.

Este es un caso aparte en el mundo del emprendedurismo digital. Mientras que la mayoría de los proyectos comienzan en el garaje de una casa, la vida de Spiegel y, por ende, de Snapchat, estuvo rodeada de una atmósfera de poderío económico. Según CNET, a los 17 años, Spiegel ya tenía un Cadillac Escalade de US$ 56.000 (aunque el joven quería un BMW 535i, de US$ 75.000, para manejar con más comodidad en la ciudad).

No obstante, todo esto no le quita mérito a Spiegel ni a su aplicación, que logró posicionarse en un mercado muy competitivo. Solo en Gran Bretaña, Snapchat está instalada en uno de cada cuatro celulares, mientras que en Estados Unidos más del 10% de la población usa la app. En la App Store, Snapchat está en el top 10 de descargas.

Ser la excepción a la regla no impidió que el proyecto triunfara por sus propios medios. Si no, pregúntenle a Facebook, el gigante que quiso comprar Snapchat y se llevó el “no” de su joven y bien posicionado CEO.

Populares de la sección

Comentarios