El niño prodigio detrás de DeepMind

Demis Hassabis es el director de la división de inteligencia artificial de Google
"El hombre que convenció a Stephen Hawking de que los robots no van a destruirnos". Ese es el titular del reportaje que publicó la prestigiosa revista MIT Technology Review Demis Hassabis, la mente detrás de Google DeepMind, la división de inteligencia artificial que hace unas semanas derrotó al campeón mundial del juego Go.

Hassabis, ahora de 39 años, comenzó a jugar al ajedrez a los 4 y pronto se convirtió en un niño prodigio. Se graduó de la secundaria antes de tiempo y trabajó con un famoso diseñador de videojuegos. Luego estudió Ciencias Informáticas en la Universidad de Cambridge y fundó su propia compañía de videojuegos.

Pero pensaba que era insuficiente. "Era hora de hacer algo que se centrara en la inteligencia", relató. Así que en 2005 comenzó un doctorado en Neurociencia en la Universidad Colegio de Londres. Eligió estudiar el hipocampo, un área del cerebro "para la que no teníamos algoritmos demasiado buenos". Su objetivo era responder dos preguntas: ¿cómo aprende el cerebro a dominar tareas complejas?, y ¿pueden las computadoras hacer lo mismo?

En 2011 fundó DeepMind Technologies y declaró que el objetivo de la empresa era "resolver la inteligencia y después aplicarla para resolver todo lo demás". Reveló un software que aprendió a dominar los juegos de Atari en diciembre de 2013. Poco después fue adquirida por Google por US$ 575 millones. Hace semanas presentó a AlphaGo, el sistema que humilló al campeón del mundo.

La tecnología de DeepMind podría ser utilizada para refinar las recomendaciones de YouTube, mejorar las búsquedas de voz, podía ser útil para la robótica y podría probar teorías médicas. Eso requiere mucho más trabajo que ordenar las piedras blancas y negras del Go.