El mundo fuera de línea

Hay 4.400 millones de personas en el mundo que todavía no tienen internet, ¿quiénes son y dónde están?

En caso de no ver el interactivo hacer clic aquí. 

El lunes pasado, Corea del Norte se quedó sin internet. Durante nueve horas, las conexiones de este país estuvieron caídas y el martes el corte se repitió. El principal sospechoso de esta interrupción es Estados Unidos, que había prometido vengarse contra un ciberataque a la productora Sony Pictures, que traía entre manos el estreno de la película The Interview, una parodia al líder norcoreano, Kim Jong-un. También se maneja que haya sido un grupo de hackers o incluso las condiciones técnicas del país.

Pero más allá de quién fue el responsable del ataque –tema que ha acaparado atención mundial en los últimos días– lo que queda en evidencia es que el golpe no afectó al norcoreano común y corriente. La conexión a la World Wide Web está prohibida para la mayoría de los ciudadanos del país que, por contraparte, sí pueden entrar a la red intranet del país, donde solamente tienen acceso a contenidos controlados por el gobierno.

Los desconectados


En el mundo aún quedan 4.400 millones de personas que no acceden a la web, según un estudio publicado recientemente por la consultora internacional McKinsey & Company.

El primer lugar se lo lleva la India, con un cuarto de la población mundial sin internet dentro de sus fronteras. La siguen China, con 730 millones de personas fuera de línea y Bangladés, con alrededor de 150 millones. En Brasil, son casi 100 millones y en Estados Unidos 50.

Si se compara el acceso dentro de los países, Birmania es el primero en la lista, con el 99,5% de su población sin conexión y lo siguen Etiopía, Tanzania y la República Democrática del Congo.

En Birmania, el acceso a la web estuvo sometido por años a una estricta censura con duras penas para quienes desafiaban estas restricciones. Hasta 2011, año en que el país pasó de ser una dictadura apoyada por militares estar gobernada por civiles. Por ahora, las cifras no parecen muy alentadoras.

En Cuba, por otra parte, solo un grupo reducido de personas tiene conexión en sus hogares. De acuerdo con un reporte de la organización no gubernamental que promueve la democracia, la libertad política y los derechos humanos Freedom House, solo un 5% de los cubanos puede acceder a la web de forma periódica.

Las razones que se le atribuyen son tres: el embargo económico de Estados Unidos, que hasta el momento ha impedido la entrada de equipos e infraestructura, el hecho de que Cuba siempre estuvo atrás del resto de los países en la incorporación de internet y lo que el autor de un informe sobre internet en Cuba en el 2011, Larry Press, llamó “el miedo a la libertad de información”.

Aun así, los cubanos se las ingenian para obtener conexión y han desarrollado sistemas clandestinos para acceder.

También están los lugares que decidieron rechazar la conexión a internet, como algunas tribus que prefieren mantenerse desconectadas de la civilización en India, algunos países latinoamericanos y Nueva Guinea.

Iniciativas para conectar


En Zambia, un país donde solo el 15% de la población accede a internet, Facebook presentó una aplicación móvil que busca brindar conexión gratuita a las regiones más apartadas y poco desarrolladas del país. Es parte del proyecto para expandir internet que la empresa lleva a cabo desde 2013.

Por su parte, Google anunció a mediados de 2013 su proyecto Loon, para llevar internet a lugares donde llega y la idea parecía descabellada. Sin embargo, el alocado proyecto ya comenzó a dar resultados. Los globos aerostáticos de Loon, que vuelan a 25 kilómetros de la superficie ya han dado más de 75 vueltas a la Tierra y la empresa espera que para 2016 ya puedan ofrecer servicio comercial.

Comentarios