El multimillonario que vendió Minecraft se siente triste y solitario

Markus Persson es la personificación de la vieja frase de que el dinero no compra la felicidad

El dinero no compra la felicidad. Es la frase que parece describir la vida de Markus Persson, creador de Minecraft, tras la venta del juego por US$ 2.500 millones a Microsoft en noviembre de 2014.

Persson señaló en Twitter que el problema con la obtención de todo es que uno se queda sin razones para hacer cosas nuevas. Agregó que estaba en Ibiza con amigos y famosos y nunca se sintió más solo: sus exempleados lo odian y una novia lo dejó por una persona "normal".

La cascada de tuits suscitó el apoyo de sus 2,5 millones de seguidores, muchos de los cuales le ofrecen pasar el rato o simplemente escucharlo en sus momentos depresivos.

De los US$ 2.500 millones pagados por Microsoft, Persson gastó US$ 70 millones en una misión en la ciudad de Los Angeles.

"Quisiera ser como Musk (Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX) y tratar de salvar el mundo, pero esto me expone a los mismos idiotas que me hicieron vender Minecraft", escribió en Twitter.

Embed

Embed

Embed

Embed

Embed

Embed


Populares de la sección