El meridiano cero no está donde debería

Un estudio reciente muestra que tiene una desviación que se debe a la peculiar gravedad en Greenwich

El meridiano cero ha cambiado varias veces de posición, hasta llegar a la definitiva que es donde se encuentra en la actualidad, en Greenwich. Antes de definirse su traspaso adonde está hoy en día, uno de los meridianos más utilizados era el que pasaba por el faro de Orchilla, que se encuentra en la isla canaria de El Hierro.

Los franceses fueron los que establecieron que el meridiano cero pasara por esa zona en 1634, y por esa razón también fueron los que más se opusieron al cambio de posición. Pero, finalmente, aceptaron que esta línea imaginaria pasara por Greenwich.

Cuando las discusiones parecían llegar a su fin, apareció el GPS.

El Sistema de Posicionamiento Global (GPS) dio a conocer que el meridiano cero no pasaba exactamente por donde debería hacerlo, sino que estaba desplazado exactamente 102 metros. Pero ¿cuál es la razón?

La hipótesis que siempre se ha manejado, que causa el desplazamiento del meridiano, radica en la diferencia que hay entre los métodos astronómicos y geodésicos, utilizados para establecer las coordenadas sobre la superficie de la tierra.

Pero, en un estudio reciente, un equipo de investigadores ha determinado que este desplazamiento se debe a la peculiar forma que tiene la gravedad en Greenwich.

La superficie terrestre contiene muchas irregularidades en su suelo: profundos barrancos, cadenas montañosas, extensas planicies, etc. Estos fenómenos son los que provocan las variaciones en la gravedad y, al mismo tiempo, produce variaciones en la medida de esta línea imaginaria.

A esta variación se le conoce como "desviación de la vertical", que no es más que una medida de hasta qué punto la dirección de la gravedad local, que en principio debería ser perpendicular a la superficie terrestre, ha sido desplazada debido a anomalías locales, como montañas cercanas.

Tradicionalmente la medida de la vertical se ha realizado mediante un recipiente con mercurio, con lo que la medida dependía de las condiciones locales. Sin embargo, el sistema GPS mide la vertical desde el espacio, trazando una línea recta que pasa por el centro de la Tierra y salvando de esta forma los posibles efectos de la gravedad.

El equipo investigador también estudió las diferencias en las coordenadas de otros puntos para comprobar efectivamente que el cambio de longitud de Greenwich es por la gravedad y no un cambio global en el sistema de longitud del mundo.