El marcapasos que no necesita una cirugía

El nano-dispositivo, de solo una pulgada, ya fue probado en casi 800 pacientes. La FDA ya lo aprobó

Una pulgada; casi como una hormiga. Y por su tamaño hace que el procedimiento sea no invasivo. Se trata del marcapasos más pequeño del mundo, el Micra Transcatheter Pacing System, que ya fue aprobado por la Administración Federal de Drogas de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés) después de una serie de pruebas que durante seis meses desarrollaron en casi 800 pacientes.

La clave del nano-marcapasos es que reemplaza el invasivo proceso que requiere un marcapasos tradicional: una cirugía convencional bajo anestesia que puede durar varias horas. Y reduce las complicaciones posteriores, como la infección de los cables que usan para mandar shocks eléctricos al corazón, que requieren una cirugía adicional para su reemplazo. En el caso del Micra, se adhiere a las paredes del corazón mediante mini ganchos y se introduce por un tubo de poco más de un centímetro.

Los tests clínicos marcaron que alrededor de 93% de los marcapasos funcionaron bien con solo 7% de los casos reportando alguna complicación, como coágulo de sangre, lesiones en el órgano o desviación del dispositivo.

A diferencia de éstos, el dispositivo Micra no necesita usar cables ya que se acopla directamente al corazón con pequeños ganchos -realizando la misma función de lanzar impulsos- y es introducido con un tubo muy delgado de 105 centímetros conectado a una vena en la ingle de la persona.


Fuente: Infotechnology