El lugar donde viven las imágenes

Cómo funciona Imgur, la plataforma online para alojar fotos que nació como un regalo y hoy vale millones
Se pronuncia como “imager” en inglés, pero se escribe Imgur. Es joven, tiene apenas cinco años. Su nacimiento fue similar al de otras plataformas online cuyos padres creen que menos es más, y que cuando lo que uno quiere no existe, es mejor hacerlo uno mismo. Tumblr y WhatsApp son otros dos ejemplos.

Pero hay otros puntos de comparación entre estos hijos digitales. Imgur, una plataforma para alojar imágenes de forma gratuita y anónima, para luego compartirlas en redes sociales, también es producto de una mente joven y entusiasta. Alan Schaaf, entonces un estudiante de ciencias de la computación de la Universidad de Ohio, quería una “plataforma para alojar imágenes que no apestara”. En 2009 creó Imgur como “un regalo” para el foro online Reddit, que también se basa en compartir contenidos y viralizarlos.

Reddit respondió al obsequio. Su ferviente comunidad hizo que el uso de Imgur se disparara y creciera en popularidad, sobre todo porque la herramienta llegó para facilitarles la vida: permite compartir imágenes de forma simple (con una URL directa) y anónima. “Nunca nadie sabrá quién publicó qué”, dice Imgur en su web.

Hoy, Imgur tiene más de 130 millones de usuarios únicos que superan las 40.000 millones de vistas cada mes. Las imágenes van desde bebés y mascotas graciosos hasta recetas con Nutella y memes para llorar de risa. Estos se crean a través del Generador de Memes, también propiedad de Imgur, donde los usuarios escriben frases graciosas sobre fotos.

La startup de 13 miembros se mudó a San Francisco y sobrevivió con donaciones hasta ahora, cuando vio que ya no era sostenible crecer sin el bolsillo de los inversionistas. La necesidad del capital fue más fuerte que el sueño de libertad eterna y ahora Imgur recibirá US$ 40 millones de Andreessen Horowitz. Algo similar vivió Tumlbr cuando sucumbió ante Yahoo y WhatsApp al pasar a manos de Facebook. A pesar del gusto amargo que sintieron sus usuarios entonces y ahora, que vieron cómo sus queridos sitios “se vendían”, los temores no se reflejaron en una desmejora del funcionamiento.

Alojamiento online


Imgur se describe como “el hogar del contenido en imágenes más popular de la web, curado en tiempo real por una comunidad dedicada a través del compromiso, los votos y el compartir”.

Por basarse en imágenes por lo general divertidas, cuando se ingresa a Imgur se suele pasar más tiempo del esperado recorriendo la galería pública. Allí están las fotos que se volvieron virales, lo que, en la mayoría de los casos, es un sello de garantía. Para ganarse un lugar en esta galería, la imagen tiene que tener “cierto grado de popularidad”, dice Imgur. En este sentido, los usuarios son los jueces, al compartirlas a lo largo y ancho de internet.

Para navegar y compartir las imágenes no hace falta registrarse pero sí para publicar, comentar, editar o incluso borrar las fotos. La interfaz es simple aunque contiene publicidad, algo que se elimina pagando US$ 24 al año por la versión Pro, que además permite subir infinitas imágenes y seguirlas con estadísticas.

Una vez dentro, todo se reduce a publicar imágenes (soporta varios formatos, desde JPEG hasta GIF, y el límite son 10 MB) y armar álbumes (públicos o secretos). También es posible ver imágenes de otros yendo a la galería o eligiendo el modo “random” (al azar), publicar comentarios y compartir las imágenes preferidas en otras redes, desde Pinterest hasta Google +. Como buena red social, permite marcar “favoritos”, “me gusta”, “no me gusta”, y conectar con otros usuarios mediante mensajes directos.

En definitiva, Imgur es un caso típico de éxito en la era de internet: simple, social y viral.

Acerca del autor

Comentarios