El legado de un pionero de la divulgación

Falleció el periodista español Manuel Calvo Hernando, uno de los primeros en hacer llegar la ciencia en español a un público masivo
El periodista español Manuel Calvo Hernando, pionero de la divulgación científica en su tierra y en los países americanos, falleció este jueves en Madrid a los 88 años.

Autor de unos 40 libros, en su mayoría obras de divulgación científica y manuales destinados a las escuelas de periodismo para explicar las claves de la comunicación en esta especialización, desarrolló su carrera profesional en el diario Ya, en el que llegó a ser subdirector. En 1981 dirigió Televisión Española.

Desde que asistió en 1955 a la I Conferencia Mundial de Usos Pacíficos de la Energía Atómica, en Ginebra, se dedicó a desvelar los secretos de la ciencia y a divulgar sus maravillas.
La divulgación científica requiere el respeto a la ciencia, de modo que el investigador no pueda sentirse malinterpretado, y respeto al público, en el sentido de no aburrirle y, sobre todo, de hablarle con claridad y sencillez, en su propio lenguaje", dijo Manuel Calvo

Sobre ella escribió, entre otros, los libros Viaje al interior del cuerpo humano (1974) en un plano divulgativo, Periodismo científico (1977) más teórico, y Las utopías del progreso (1980) a modo de reflexión.

Desarrolló su pasión por la divulgación tanto en España como en los países americanos, donde colaboró durante las décadas de 1970 y 1980 en la creación de asociaciones de periodistas científicos, entre ellas la Asociación Iberoamericana de Periodismo Científico, en la que ha ejercido la presidencia de honor, y la asociación española.

También ayudó en la formación de profesionales impartiendo innumerables cursos y seminarios sobre periodismo científico desde mediados de los años 60.

"La divulgación científica requiere el respeto a la ciencia, de modo que el investigador no pueda sentirse malinterpretado, y respeto al público, en el sentido de no aburrirle y, sobre todo, de hablarle con claridad y sencillez, en su propio lenguaje", dijo Manuel Calvo al leer en 1999 su tesis doctoral titulada "La ciencia como material informativo. Relaciones entre el conocimiento y la comunicación, en beneficio del individuo y de la sociedad".

Manuel Calvo, nacido en 1923 en Fresnedillas de la Oliva (Madrid), estaba casado con María Josefa Roy, con quien tuvo seis hijos.

En su sitio personal se pueden leer algunos de los trabajos que lo convirtieron en un pionero y ejemplo a seguir para los divulgadores de ciencia.

Comentarios