El internet de las cosas también puede ser romántico

Un video muestra cómo los fríos aparatos electrónicos, inteligentes e interconectados pueden ser los mensajeros de una declaración de amor


 

La puerta se abre y Rachel entra a su casa. Un sensor lo capta y a continuación se prenden las luces y la radio. "Este es un poema para Rachel" dice la voz de su esposo Dan en un reproductor de audio. En un tocadiscos, comienza a sonar una melodía e inmediatamente se prenden unas luces de árbol de navidad que iluminan una estantería. "Fue hace un año" continúa la grabación, "el mejor día de mi vida, nos besamos en frente a un cura y te convertiste en mi esposa".

"Tenemos un año entero de recuerdos, pero quiero que veas que son las pequeñas cosas las que me importan", dice él mediante los parlantes mientras ella mira una serie de fotos y recuerdos que están dispuestos a lo largo de la estantería. Al mismo tiempo, una cámara controla todo. Rachel recuerda varios momentos a través de los objetos con los que su esposo decoró la casa, ve un video que se activa en una pantalla y sale hacia el jardín para ver una pantalla grande en la que aparece la cara de su esposo, quien le dice: "Feliz aniversario, se que no estoy parado en este lugar exacto, pero te prometo que siempre vamos a estar juntos".

A continuación, el novio activa todas las luces de la casa, incluyendo la fuente del jardín, desde su celular, se termina todo el romance y aparece el eslógan publicitario. Se trata de la campaña de Wemo, una empresa que vende dispositivos para darle inteligencia al hogar y que armó esta historia para mostrar todo lo que se puede hacer con sus productos.

Pero la historia no termina ahí. El aviso está complementado por varios videos que muestran cómo se las ingenió Dan para armar esa escena que muestra cómo el internet de las cosas puede tener usos impensados.

Comentarios