El inesperado éxito que surgió de la tragedia

Una aplicación para aficionados y profesionales de la aviación que indica las rutas de los aviones en tiempo real encabeza los rankings de descargas tras el derribo del vuelo 17 de Malaysia Airlines


Hasta el 17 de julio, la aplicación Flightradar24 era descargada solo por aficionados y profesionales de la aviación. Ese día el vuelo 17 de Malaysia Airlines (MH17) fue derribado cuando sobrevolaba Ucrania, una tragedia que dio una inesperada fama a esta app de monitoreo de aviones, la cual muestra las trayectorias de vuelo globales.

La aplicación, gratuita para iOS, Android, Windows Phone, Windows y Mac, pero que también está disponible con más funciones si se la compra, alcanzó los primeros puestos en los rankings de descargas en la App Store de Gran Bretaña, Alemania y Holanda, el país que perdió más persona en el accidente aéreo. A su vez, el tráfico en la página web aumentó 50 veces, lo que generó problemas en sus servidores, obligando a la compañía a restringir algunos servicios para aumentar el ancho de banda.

"Hemos tenido varios aumentos repentinos en las ventas de la aplicación desde el episodio de la nube de cenizas de Islandia (en 2010), pero este es por lejos el empuje más grande que hemos tenido", dijo Frederik Lindahl, director ejecutivo de Flightradar24, quien a sus 37 años dirige la empresa de Estocolmo.

El lugar de la tragedia


La creciente fascinación por las rutas de vuelo se debe en parte a la escasez de información fiable en torno al accidente, causado muy probablemente por un ataque con misiles en el Este de Ucrania y donde murieron 298 personas. Datos de Flightradar24 muestran que, mientras el espacio aéreo en altitud crucero era considerado seguro por las autoridades en el vuelo 17, otras compañías aéreas evitaban atravesar la región incluso antes de que fuera cerrado tras el incidente.

Según la información de Flightradar24, el espacio aéreo sobre Ucrania era una ruta popular antes del derribo del avión. De hecho, el MH17 hizo el mismo camino durante cinco días en la semana previa. Con ese espacio aéreo cerrado, la aplicación muestra una serie de aviones que serpentean a través de Turquía y el territorio ruso vecino a Ucrania, en su camino entre Europa, Oriente Medio y Asia.

Cómo funciona la aplicación


Lindahl y su personal, que consiste en 12 empleados con sede en Estocolmo, compilan las rutas de vuelo a partir de datos tomados de la tecnología de vigilancia dependiente automática o ADS-B, que recoge la locación de una aeronave. La empresa cuenta con una red de más de 4.000 receptores, un aparato de la forma de una pequeña caja que se puede colocar en la azotea de una casa para transmitir información.

Flightradar24 ha enviado varios equipos ADS-B a países tan lejanos como Groenlandia y está recorriendo lugares no abarcados en todo el mundo, incluyendo la isla Fernando de Noronha, en Brasil. Lindahl dijo que su empresa envía unos 50 receptores cada semana, a un costo de US$ 700 por envío.

"Este es nuestro foco para incrementar la red", afirmó Lindahl. "Es enchufar y jugar. No hay una computadora involucrada. Solo tiene potencia y consume muy poca energía, además de acceso a internet", agregó.

Los inicios del negocio


Flightradar24 comenzó como un hobby en 2006, cuando dos suecos entusiastas de la aviación crearon una red de receptores ADS-B en el Norte y Centro de Europa, contó Lindahl. Dos años después, el equipo permitió que cualquier persona con el dispositivo apropiado pudiera subir datos al sistema.

Por ahora, Flightradar24 sigue siendo autofinanciado, de acuerdo con el director general. La aplicación cuesta 1,99 libras (US$ 3,40) en Gran Bretaña, sede del aeropuerto de Londres Heathrow, el más activo de Europa. Lindahl dijo que suele recibir llamadas de los principales fondos de capital de riesgo y que está dispuesto conversar sobre sus intereses.

La aplicación, cuyos usuarios frecuentes son aerolíneas, fabricantes de aviones y aeropuertos, ya ha sido testigo de oleadas de interés. Ejemplos de ello fueron el mencionado episodio de la nube de ceniza procedente de un volcán en Islandia en 2010 y la misteriosa desaparición del vuelo 370 de Malaysia Airlines (MH370) en abril. Sin embargo, la fascinación con las trayectorias de vuelo alcanzó su máximo histórico después de derribo del MH17.

Lindahl dijo: "Después de la desaparición del MH370 pensé que el éxito sería difícil de superar, pero este nuevo acontecimiento lo superó por un amplio margen".

Populares de la sección

Comentarios