El hombre que vive gracias a un corazón mecánico

Como no fue posible un transplante, a Vicente Sorribes le colocaron un sistema mecánico para reemplazar al órgano vital. La técnica podría ser una solución al problema del descenso de donantes
Un hombre de 51 años con insuficiencia cardiaca muy grave y que no era apto para un trasplante fue sometido a una intervención para implantarle un corazón mecánico, una técnica que podría ser en el futuro una alternativa al trasplante ante el descenso de donantes de corazón.

El paciente fue sometido el pasado 5 de marzo a esta intervención en el Hospital La Fe de Valencia, y consistió en la implantación de un dispositivo de asistencia ventricular llamado HerartWare, el más avanzado que existe en la actualidad.

El equipo del Área de Enfermedades Cardiovasculares del hospital informó el viernes en rueda de prensa de los detalles de estas intervención, así como del seguimiento que se está llevando a cabo con el paciente.
Cuando llegué al hospital mi estado era muy malo, me encontraba en el corredor de la muerte sin ninguna posibilidad de indulto y el futuro era corto y malo", dijo el paciente Vicente  Sorribes

"Cuando llegué al hospital mi estado era muy malo, me encontraba en el corredor de la muerte sin ninguna posibilidad de indulto y el futuro era corto y malo", dijo el paciente, Vicente Sorribes.

Al paciente se le implantó en la parte inferior de izquierda del corazón, y conectado a la aorta, un pequeño aparato con un tubo que lleva una bomba centrífuga. La bomba funciona mediante un cable que sale por el abdomen hasta una pequeña computadora que el paciente lleva siempre con él y funciona con baterías recargables.

El director del Área Clínica de Enfermedades Cardiovasculares de La Fe, José Montero, explicó que en este paciente, afectado por una miocardiopatía hipertrófica, era "impensable" un trasplante de corazón y la única opción era implantarle el sistema mecánico.

Una técnica prometedora


Montero destacó que ante el descenso de donantes de corazón esta técnica puede ser "el futuro", no solo para sustituir a un trasplante sino también para que el paciente que está en una situación inestable pueda esperar a que le llegue un órgano de un donante.

Esta intervención tiene un coste próximo a unos 120.000 dólares. El coste es menor que si se tratara de un trasplante de corazón, ya que no presenta los problemas de rechazo que podría tener un órgano y solo tiene que tratarse la anticoagulación para no tener complicaciones tromboembólicas ni hemorrágicas.

Los responsables del hospital contactaron con la compañía eléctrica que suministra el servicio a la vivienda de Vicente Sorribes para garantizarlo, ya que cuando está en casa necesita conectar el aparato a la electricidad para poder recargarlo.

 


.

Acerca del autor

Comentarios