El helado que brilla en la oscuridad

Es luminiscente como las aguavivas porque justamente está hecho con una proteína que tiene este animal. ¿Lo probarías?
En la ciencia, la Proteína Verde Fluorescente que se encuentra en la medusa Aequorea victoria es un marcador biológico muy utilizado. Su luminiscencia permite detectar fácilmente si un animal recién nacido es transgénico o no, ya que sencillamente brilla en la oscuridad. En Uruguay, por ejemplo, los primeros corderos transgénicos que nacieron en el país y toda Sudamérica tenían esta característica tan particular. Pero ahora es otra área inesperada la que está aprovechando la proteína: la industria de los helados.

La heladería británica Lick Me I'm Delicious creó un helado que brilla en la oscuridad con ese tono verde fluorescente propio de la aguaviva Aequorea victoria. Con la idea del creador de la compañía, Charlie Francis, y el conocimiento científico de un grupo de investigadores chinos, el exótico postre se hizo realidad.

Por si esto fuera poco, la proteína interactúa con el nivel de pH de la lengua, lo que hace que el helado crezca en luminiscencia con cada lamida.

El gusto fue creado para Halloween, pero su éxito entre el público curioso y gourmet llevó a mantenerlo como un sabor más. Y todo a pesar de su precio, que asciende a  £ 140 un cono, es decir, unos US$ 225, o más de $ 4.800. "Malditas sean esas caras aguavivas", bromeó Francis en el Facebook de Lick Me.

Según escribió Francis en una entrada en el blog de la compañía, él probó el helado y, además de rico, es seguro para la salud. "Por lo menos no creo estar brillando", explicó. Lo que no dijo es a qué sabe el ahora famoso producto.

Lick Me se caracteriza por hacer sabores extraños, como de carne asada, cordero a la menta y mojito de frambuesa. Siguiendo con su tono divertido, Francis publicó: "Próximamente trabajaremos en un helado invisible. Cualquier científico o mago por ahí que crea que puede ayudar, por favor, pónganse en contacto".

Comentarios