El fósil de dinosaurio que no era

La ciencia también se equivoca. Expertos aseguran que el feto fosilizado presentado la semana pasada en Perú pertenece a un marsupial emparentado con las zarigüeyas, muerto recientemente
Los restos de un animal fosilizado presentados la semana pasada en la región Arequipa, al sur de Perú, no corresponden a un fósil de dinosaurio, como se afirmó, sino a un animal muerto recientemente, afirmó el viernes el paleontólogo Rodolfo Salas.

"No se trata de un dinosaurio, sino de un animal que ha muerto hace muy poco tiempo", declaró el experto del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos a Radio Programas del Perú (RPP).

Salas explicó que por la forma de los dientes y del arco cigomático (una parte de la cara) del pequeño animal exhibido se trataría de un marsupial emparentado con las zarigüeyas.
No se trata de un dinosaurio, sino de un animal que ha muerto hace muy poco tiempo", declaró el experto del Museo de Historia Natural

"Estos mamíferos actualmente existen en esa región", afirmó el paleontólogo.

Asimismo, el jefe de proyecto en el Instituto Geológico Minero y Metalúrgico, César Chacaltana, declaró al diario local La República que la textura de la piel de los restos mostrados no corresponde a la de un fósil, o resto prehistórico.

"No podemos estar tranquilos cuando una autoridad local diga estas cosas a la prensa. Hay gente que no es especializada y lo va a tomar como importante", se quejó Chacaltana.

Demasiado pronto


El alcalde del distrito de Corire, Manuel Alpaca, presentó el pasado lunes, dentro de una urna de vidrio, los restos de un feto animal, que atribuyó al fósil de un feto de dinosaurio.

La autoridad dijo que con este hallazgo buscaba convertir a su distrito en un destino turístico dado que en la cercanía existen otros restos fosilizados de dinosaurios y petroglifos, pero que aún no había consultado con expertos sobre la veracidad de su anuncio.

Los restos de un animal, de 10 centímetros, fueron descubiertos la semana pasada por obreros de la municipalidad de Corire, en la provincia de Castilla, cuando removían la tierra en una construcción cerca a un cerro en la zona denominada Toro Grande.

Acerca del autor

Comentarios