El fin de los arrecifes de coral del Caribe

Podrían desaparecer en los próximos 20 años debido a la pérdida de peces y erizos. Aunque aún hay esperanza para salvarlos
La mayor parte de los arrecifes de coral del Caribe podrían desaparecer en las próximas dos décadas, afectados por la pérdida de peces y los erizos que se comen las algas que ahogan el coral, según un estudio respaldado por la ONU difundido el miércoles.

La investigación, la más amplia hasta la fecha de los arrecifes del Caribe que son atracciones turísticas vitales para muchas naciones insulares, señaló que el cambio climático había desempeñado un papel minoritario en la pérdida de arrecifes, pese a la especulación en el pasado de que era la causa principal.

"Dado que solo queda una sexta parte de la superficie original de coral, la mayoría de los arrecifes coralinos del Caribe podrían desaparecer en los próximos 20 años, principalmente por la pérdida de herbívoros en la región", según el estudio llevado a cabo por 90 expertos en coral.

El colorido pez loro y los erizos marinos son los dos principales comedores de algas (las plantas microscópicas que pueden ahogar a los pólipos) los pequeños animales que construyen los arrecifes con sus esqueletos pétreos.

La sobrepesca del pez loro y una misteriosa enfermedad de los erizos en 1983 han permitido que las algas proliferen en la región.

Cómo salvar los arrecifes


Aún así, el estudio dijo que la recuperación era aún posible, con restricciones a la pesca y una reducción de la contaminación. El turismo representa aproximadamente un 14 por ciento del Producto Interior Bruto de las economías caribeñas.

"Los arrecifes del Caribe no son una causa perdida", dijo Carl Gustaf Lundin, director del programa mundial marino y polar de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Algunos de los arrecifes en mejor estado tienen grandes poblaciones de pez loro, como el norte del Golfo de México, Bermuda y Bonaire, indicó el estudio. Todos ellos tenían "prácticas restringidas o prohibidas de la pesca que daña al pez loro, como las trampas de pesca y los arpones", agregó.

Y el cambio climático seguía siendo una amenaza porque los corales tienen dificultades para sobrevivir en mares más cálidos que son más ácidos. Pero el informe mostró que muchas medidas podrían tomarse a nivel local, sin esperar a que otros países reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.

Comentarios