El estudio que dejó de existir para la ciencia

La doctora japonesa Haruko Obokata, autora de una polémica investigación sobre células madre, decidió retirar su artículo de la revista Nature tras las acusaciones de fraude
Luego de defenderse de las acusaciones de la comunidad científica, que la encontró culpable de alterar los resultados de su estudio sobre células madre pluripotentes, la doctora japonesa Haruko Obokata decidió el miércoles retirar el artículo en la revista Nature.

Obokata atrajo la atención de la comunidad científica internacional el pasado enero, al publicar en esa prestigiosa revista un importante avance para producir de manera sencilla células madre, con el que prometía cambiar la medicina regenerativa. Sin embargo, poco después las acusaciones de manipulación de las imágenes presentadas desataron un gran escándalo entre los expertos.

El prestigioso centro nipón de investigación científica Riken, para quien trabaja Obokata, llevó a cabo en abril una investigación cuyas conclusiones señalaron que su hallazgo sobre células madre contenía partes "fraudulentas", y recomendó la retirada del estudio.

La investigadora reconoció posteriormente que cometió "errores" aunque aseguró que estos no afectan al resultado de su investigación, y hasta el miércoles había rechazado retirar el artículo completo, aunque sí aceptó descartar algunos anexos del mismo.

Obokata, los coautores del estudio y el Riken han acordado finalmente solicitar a Nature su retirada y anular así sus conclusiones, según anunció esta institución a la agencia nipona Kyodo.

El juez más importante


El estudio demostraba un método muy sencillo para reprogramar células adultas (sumergiéndolas en un ácido o aplicando presión sobre sus membranas) y obtener así células madre pluripotentes, con capacidad para transformarse en cualquier tejido.

Tras su publicación muchos investigadores comenzaron a denunciar el uso de imágenes duplicadas para documentar los artículos y la incapacidad para replicar los resultados del estudio.

El panel formado por Riken para investigar dichas alegaciones concluyó que dos conjuntos de imágenes utilizados en dichos artículos fueron o manipulados o modificados por la persona que lideró el estudio, la doctora Obokata.

La científica nipona negó en todo momento las acusaciones de falsificación, alegando que fue un problema de presentación que no afectaba a los resultados del estudio y que gracias a su método consiguió producir células madre más de 200 veces.

Acerca del autor

Comentarios