El espía detrás del contenedor de basura

Una compañía usa tachos públicos con antenas con Wi-Fi y pantallas para obtener información sobre los usuarios de teléfonos móviles
Con el objetivo de analizar datos y mejorar la publicidad dirigida, una compañía en Londres utiliza basureros públicos con Wi-Fi para determinar la velocidad a la que camina un peatón y el celular que usa.

De acuerdo a La Nación, la compañía detrás de esta tarea se llama Renew y su modelo de negocio ha recibido tanto alabanzas como generado polémica.

En el distrito financiero de la ciudad de Londres se instalaron varios cestos de basura en la calle, equipados con una antena de Wi-Fi y pantallas integradas.

Las antenas cumplen la función de registrar qué dispositivos con Wi-Fi activo pasan cerca, además de anotar dirección MAC, un identificador único de cada dispositivo que tiene Wi-Fi. Según el diario argentino, el sistema puede llegar a determinar el movimiento de una persona.

Con apenas 12 tachos en el centro londinense se identificó un millón de dispositivos en una semana. El mecanismo es una manera de datos actualizados de la popularidad de una zona determinada, además de los horarios con más gente en la calle.

Comentarios